Selección Italiana
Fuente: Selección Italiana

Italia volvió a nacer de la mano de Roberto Mancini y se metió en el Final Four de la UEFA Nations League al vencer a Bosnia por 2-0. La azzurra desde la asunción de Robbie ha cambiado su paradigma, su forma de jugar y cada vez consigue más resultados; eso, sumado al mix de varios soldados de guerra con jóvenes promesas hacen a La Nazionale un nuevo rival a vencer por parte de las selecciones sudamericanas.

La Selección Italiana revivió como su camiseta del renacimiento

Ganar la Copa del Mundo de Alemania 2006 fue buena para la Selección Italiana aunque pareció una especie de maldición. Lippi dejó y asumió Donadoni, y allí la cosa no marchaba de la misma manera, después Marcello volvió a La Nazionale, pero la eliminación en la fase de grupos de Sudáfrica 2010 fue fatal.

Marcello Lippi, DT campeón del mundo en 2006, se retira de los banquillos
Fuente: FIFA

De ahí en más no mejoró, sino todo lo contrario, empeoró. Vino Prandelli y tampoco enderezo el barco. Sin embargo, Conte le devolvió el fuego que le faltaba aunque terminó renunciando para dirigir a nivel de clubes. Ese proceso se cortó y agarró un Ventura que tiene la mancha de lograr que Italia no lograra clasificar a Rusia 2018. Tocó fondo, pese a que ya en varios mundiales venía acariciando el precipicio. De ahí en más la FIGC tuvo que meter un volantazo al estilo que venían manejando y así fue como el ex-técnico del Inter entre otros asumió.

Mancini lleva 24 partidos dirigidos y acumula 15 victorias, siete empates y solo dos derrotas; las mismas fueron ante Portugal y Francia, en encuentros que dio la talla aunque no se llevó la victoria. Un balance de 54 goles a favor y solo 14 en contra.

Apuestas Liga de Naciones: Italia debe ganar para ir a la Final Four - AS.com
Fuente: AS

Además, ha logrado un sistema de juego bastante vertical para los que estábamos acostumbrados de ver al catenaccio. Planteos ofensivos, bastante dominio de pelota y mucha intensidad, en resumen: fútbol total.

Ha sabido integrar a los benjamines como Donnarumma, Zaniolo, Barella, Bastoni y Chiesa con veteranos de guerra como Bonucci y Chiellini; eso sumado a experimentados como Insigne, Verratti, Romagnoli, entre otros.

Ahora, la Selección Italiana deberá disputar el Final Four ante España, Bélgica o Francia en octubre del año que viene.