SPAL 0-1 Sampdoria, Caprari, Ramírez
Fuente: Gianluca Caprari

Il Posticipo cerró una nueva jornada de la Serie A. Spal recibía a Sampdoria por la fecha número 11, ambos se encontraban en el fondo de la tabla y estaban urgidos de ganar. Los genoveses venían con cuatro unidades hasta el momento, mientras los de Ferrara cosechaban siete. Fue un partido bastante parejo, sin embargo se definió en el último minuto, como contra Lecce la semana pasada. Esta vez fue para que i blucerchiati venzan y consigan su primera victoria en el ciclo Ranieri. Nuevamente, Gastón Ramírez, fue pieza importante en el triunfo de su equipo.

SPAL 0-1 Sampdoria: si no se sufre, no se suma

Fuente: Sampdoria

Parecía un deja vú. Nuevamente el partido se marchaba a una igualdad, un duelo parejo en el que ninguno de los dos parecía poder sacarle diferencias al otro. Sin embargo a los 70′ la cosa cambiaría. Entró Gastón Ramírez, como contra Lecce, donde anotó el gol de la victoria. El fraybentino siempre fue un jugador pensante, técnico y con una pausa que lo caracteriza, podemos decir que siempre usa la cabeza, solo que por segunda fecha consecutiva fue de forma literal. Desde su ingreso pidió la pelota, se hizo protagonista, tocó y fue a buscar, también disparó a portería, aunque sin tanta precisión.

Fuente: Sampdoria

El árbitro había adicionado cinco minutos de descuento. A los 90′ ingresó Gianluca Caprari y un minuto más tarde anotaría. Una desatención del defensor de la SPAL derivó en un centró para el uruguayo, este cabeceó y entre tantas cabezas, apareció la del recién ingresado para cambiar de palo y poner el 1-0 final. La ley del fútbol se cumplió una vez más, dos cabezazos en el área son gol. Habría un momento más para sufrir en la que Andrea Petagna tuvo el empate, pero Audero estaba bien posicionado y salvó sin muchos problemas su valla.

LEA TAMBIÉN:  Gastón Ramírez vuelve a ser clave en Sampdoria

Terminó el partido, Ramírez festejó al igual que todo el banquillo, fue un desahogo y tres puntos que aflojan la cuerda, aunque esta todavía tira pero no ahorca.

Fuente: Sampdoria