Rodrigo Pollero, Chiasso
Fuente: Tio 20

Chiasso ganó y es novedad, y más aún si encadena dos triunfos de manera consecutiva, algo que no hacía desde febrero de este año. Pasaron 31 partidos oficiales para que nuevamente sucediera. Fue ayer, ante el FC Wil en un juego que finalizó 4-1 en favor del club rojiazul y ante el tercer clasificado. En la jornada anterior habían triunfado ante el líder, Lausanne Sport. Rodrigo Pollero fue clave, anotó un doblete en un accidentado partido para los derrotados.

FC Wil 1-4 Chiasso: Rodrigo Pollero empató y liquidó el partido

Resultado de imagen de rodrigo pollero chiasso
Fuente: Ti-Press

La cosa no empezó bien para el conjunto del uruguayo, a los 8′ caían 1-0 y parecía que el partido se les podía ir. Sin embargo a los 10′ Duan fue amonestado en Wil y a los 17′ se iría expulsado. Tres minutos más tarde llegaría el empate del nacido en San José; un centro desde la derecha de Dixon impactó en el parietal izquierdo del delantero para que la pelota entrara por el palo derecho del arquero. Era el 1-1 parcial.

Resultado de imagen de rodrigo pollero chiasso
Fuente: Fresh Focus

Comenzó el complemento y la visita se vería favorecida por una nueva expulsión, Schmid a los 76′ vería la roja directa. No pasó ni un minuto y darían vuelta el marcador con un gol en propia puerta de Kamberi. A los 79′ un contragolpe dejó mal parado al conjunto blanco y con dos menos, recibió otro gol. Un centro por debajo de Antunes fue al corazón del área, donde Rodrigo Pollero, en modo goleador, se tiró al piso, cambió la dirección del balón y empezó a liquidar el partido.

El ex Sud América saldría sustituido a los 88′, el último gol del partido llegó a los 90’+2, obra de Marzouk.

Supera su mejor racha goleadora en la Challenge League

Imagen
Fuente: @RodriPollo09

La pasada temporada había convertido solamente dos goles en todo el torneo y tres en la temporada. Los goles llegaron ante Winterthur, Kriens y Bulle. En todos esos encuentros Chiasso no cayó derrotado, todos fueron empates, frente a Bulle fue por la Copa Suiza, cayendo en tiempo extra y no en el reglamentario.

Esta campaña su primer grito sagrado había sido ante Aarau, en lo que en aquel entonces fue el único triunfo de su equipo en el actual torneo.