Ricardo Oliveira sigue vigente en Atlético Mineiro. Fuente: Atlético Mineiro MG

Volvió el fútbol sudamericano y ya podemos presenciar las competiciones internacionales a nivel continental. La Copa Libertadores ya está en marcha hace varias semanas. Atlético Mineiro debía visitar a Danubio y la primera fase de eliminación del torneo más importante a nivel de clubes. El encuentro finalizó 2-2 en la ida con un doblete de Ricardo Oliveira. El ex-Betis sigue vigente a sus 38 años y te contamos la huella latina que dejó.

Ricardo Oliveira y su estadía en Valencia

El surgido en Portuguesa se hizo conocido en el Santos. Convirtió 20 goles en su último año con el Peixe y emigró al Valencia en el 2003. En 29 partidos convertiría nueve goles: uno al AIK Sofía por la UEFA, uno al Real Madrid, uno al Barcelona y dos hat-tricks; frente al Mallorca y el Málaga. Aun así, al año siguiente dejaría la entidad ché para marcharse al Betis, que lo ficharía por 4 millones de Euros.

Real Betis: de figura a prescindible

Resultado de imagen para ricardo oliveira en betis
Ricardo Oliveira anotando con el Betis. Fuente: elmanquepierda

Debutó en Agosto de 2004 frente al Numancia, demoraría un mes en estrenarse como goleador con la camiseta del Betis. Fue frente al Deportivo La Coruña, no pararía hasta convertir 25 tantos en su primer año como bético. La dupla con Edu fue letal, finalizaron cuartos en La Liga y ganaron la Copa del Rey ante el Osasuna (convirtió el primer gol en la victoria 2-1). En el segundo año se metió en el bolsillo al aficionado con un doblete frente al Mónaco y la clasificación a la fase de grupos de la UEFA Champions League. Una lesión en 2005 no le dejó volver a su máxima expresión, y en 2006 salió cedido rumbo al Sao Paulo. Al finalizar el préstamo, sería adquirido por el Milan.

Salida de Milan por la puerta de atrás

Llegó para hacer goles. Los rossoneri desembolsaron 17 millones y medio de euros por un jugador que solo anotaría cinco tantos en 37 juegos. Los más importantes fueron ante la Lazio por Serie A y frente a la Roma por Coppa Italia; los restantes, ante equipos menores. Sus problemas personales (secuestro de su hermana) hicieron que se viera afectado su rendimiento. Aun así, consiguió la orejona. En aquel entonces era dirigido por Carlo Ancelotti y fue cedido al Real Zaragoza por una temporada.

Renacer en Zaragoza

Resultado de imagen para ricardo oliveira en zaragoza
Ricardo Oliveira ante Edimilson en un Zaragoza-Barcelona. Fuente: Getty

Su paso por el fútbol italiano fue una tragedia y el Real Zaragoza lo adquirió con una opción de compra de 10 millones de Euros. Su primera temporada hizo recordar a su debut con el Betis, anotó 22 veces en 43 encuentros. Los maños no toleraron la triple competencia y descendieron a la Segunda División de España, pese a ello, adquirieron su ficha. Finalizó su estadía en Aragón al año siguiente tras convertir en nueve ocasiones de 17 encuentros posibles. Entonces, volvió a Sevilla.

¿El que se va sin ser echado vuelve sin ser llamado?

El Betis llamó a su puerta en el invierno europeo de 2009 y lo compró por 9 millones de Euros. Su debut fue en el derbi andaluz en el Sánchez Pizjuán, donde el delantero dio la victoria con un gol suyo. Posteriormente solo gritaría cinco goles más, los de Heliopólis descenderían y el brasileño emigró a los Emiratos Árabes.

Dejó Europa, viajó a Medio Oriente y volvió a Brasil

Resultado de imagen para ricardo oliveira al jazira
Ricardo Oliveira fue capitán en Al-Jazira. Fuente: Arabian Gulf League

Tras el descenso de su club, el Al-Jazira lo fichó en 15 millones de Euros, duraría 4 años en la entidad y más tarde se iría al Al-Wasl. En este último tuvo varios problemas en los que no se quiso presentar a la pretemporada y en 2015 volvería al Santos. Con el peixe jugó hasta la 2017/2018, conquistó 82 juegos y 41 goles. Desde enero del año pasado viste la camiseta del Atlético Mineiro y suma 15 tantos y 20 asistencias en 37 apariciones. Los últimos, sus dos goles frente a Danubio, que suponen sus primeros con esta casaca en la Copa Libertadores y demuestran que Ricardo Oliveira aún se viste de gala.