Raphinha, Stade Rennais, Nantes, Ligue 1, Sporting de Lisboa, Rennes
Fuente: belN SPORTS

Raphinha se despachó con un duplicado en la victoria del Stade Rennais por 3 a 2 sobre el FC Nantes en el inicio de la jornada número 22 de la Ligue 1. El extremo brasileño de 23 años volvió a marcar en un partido de liga tras 60 días. Con este doblete, alcanzó la suma de cinco goles en 17 partidos.

¿Cuál había sido el último grito de Raphinha?

El 1 de diciembre del año pasado había sido su último grito sagrado por la Ligue 1. Ese día su equipo ganó por 2 a 1 ante el Saint-Étienne con una destacada actuación del brasileño. Raphinha anotó el primer gol del Rennais a los 25 minutos del primer tiempo y ese sirvió para poner el empate parcial uno a uno.

Raphinha, Stade Rennais, Nantes, Ligue 1, Sporting de Lisboa, Rennes
Fuente: @TksCesar

El primer gol de la tarde

Su equipo nuevamente comenzó perdiendo por 1 a 0 contra el Nantes y el autor de la primera diana fue el brasileño de 23 años. Raphinha había tenido una actitud no muy buena antes del gol y se ganó una amarilla más un poco de fastidio de los suyos. Sin embargo, el fútbol le dio revancha de cara al arco rival y consiguió igualar el marcador a los 71 minutos del partido.

Niang tenía la igualdad en sus pies mediante el punto de penal al minuto 70 del encuentro, pero definió mal y el arquero del Nantes estuvo firme con su atajada. No obstante, dio un rebote bastante largo y apareció el oportunista del gol para marcar su tanto y cambiar un poco su imagen del partido. Raphinha dejaba en tablas el marcador para que el cotejo comience de nuevo y el Stade Rennais arrancó con otra mentalidad los minutos restantes del encuentro.

Raphinha, Stade Rennais, Nantes, Ligue 1, Sporting de Lisboa, Rennes
Raphinha festejando el gol agónico del Rennes. Fuente: @TksCesar

Raphinha volvió a ser el salvador

A los 94 minutos del encuentro el Nantes logró poner el 2 a 2 mediante un gol de Bourigeaud. Y, toda la algarabía que tenían los fanáticos del Rennes, se volvió en una pena colectiva porque su equipo estaba perdiendo dos puntos valiosos. Pero, como dice una frase, “no está muerto quien pelea” y en este partido, si hay alguien que no iba a bajar los brazos, era el jugador brasileño. Pasó de tener una reacción antideportiva y de ganarse una amarilla, a ser el salvador del Stade Rennais al marcar el 3 a 2 final del partido a los 97 minutos del complemento.