Radamel Falcao clásico
Radamel Falcao disputa su primer clásico turco. | Reuters

Era el primer clásico de Galatasaray vs Fenerbahçe para Radamel Falcao, pero la intensidad y torpeza del juego impidió que alguno de los equipos abriera el marcador. Tras un muy buen ambiente previo, digno de una liga tan emocional como la turca, los 22 jugadores pusieron más ganas que cabeza. Falcao contó con muy pocas opciones y estuvo la mayor parte del partido luchando por balones contra los defensas en clara inferioridad.

Ambiente único para el clásico con Radamel Falcao

El Tigre eligió bien su siguiente aventura cuando decidió firmar por el Galatasaray. La liga turca no es como las otras, pues sus hinchas en muchos casos se roban el espectáculo con banderasos y cantos que pocos pueden replicar. Las camisetas en la calle con el 9 de Radamel Falcao destacaron en las imágenes de las calles de Estambul antes del clásico. El colombiano fue el motivo para agrandar el espectáculo de los aficionados que querían hacer sentir la localía.

Partido bruto, cortado y sin goles

Dicen que el perro que ladra no muerde. Tras el preámbulo, el sonido ensordecedor del estadio y los protocolos, rodó el balón. Fenerbahçe, contrario a lo esperado, metió presión alta al local para complicarlo en los primeros compases del partido. El Galatasaray, con paciencia, aguantó ordenado con dos líneas de cuatro y aprovechó las altas líneas del rival para mandar balones largos a Radamel Falcao, que con voluntad fue a buscar ocasiones en su primer clásico.

Sobre el minuto 28, cuando el Galatasaray logró tomar el control del partido tras el intenso arranque de su rival, Falcao recibió un balón sobre la media luna y con un taco de lujo cedió la pelota a Lemina, pero este no pudo anotar dentro del área. Salvo ese momento de magia, el primer tiempo fue una constante lucha de transiciones por el medio, imprecisas en su mayoría, y algunos disparos con más esperanza que contundencia.

El segundo tiempo no cambió mucho el tono del encuentro. En el minuto 50, Radamel Falcao pudo hacerse con un balón y lo mandó a la red, pero su posición en fuera de lugar le impidió abrir el marcador del clásico. La segunda mitad tuvo como evento principal un posible penal a favor del local. Cakir, el árbitro, fue a ver el monitor del VAR, y en ello se dio cuenta que la jugada polémica fue posterior a una mano en ofensiva, por lo sancionó esta última infracción tras cuatro minutos de incertidumbre. Tras eso, Galatasaray no volvió a tener ocasiones claras de gol y Radamel Falcao abandonó el campo en el minuto 93, cuando quedaban apenas 2 de juego.