¿Qué fue de… Santiago “Tanque” Silva?

Fuente: Mundo D - La Voz

Hablamos sobre el presente de un jugador que está en las últimas de su carrera, pero todavía sigue siendo titular en un equipo competente de una liga que exige rendimientos regulares. Tiene 38 años y una colección de 18 camisetas en el placard de su casa, aunque algunas repetidas. Veremos a cuáles nos referimos y los números del uruguayo en Gimnasia de La Plata, su club actual.

LO NECESARIO PARA EL SALTO A EUROPA

Fuente: AminoApps

Antes de ponerse la camiseta del Energie Cottbus de Alemania, pasó por varios equipos de Uruguay y el Corinthians de Brasil. Su carrera nació allá por 1998, cuando vistió la camiseta de Central Español. Apenas tres partidos en su primer club le bastaron para pasar a River Plate, equipo con mejor actualidad en Uruguay. Firmó una buena temporada, para en 2001 pasar a Defensor Sporting. De allí, a un grande de Brasil, donde tuvo apenas cinco oportunidades pero no pudo marcar un gol. En 2002 jugó en Nacional de Montevideo, y de allí en el año 2003, siendo propiedad todavía de River, volvió a salir a préstamo, pero al fútbol alemán.

En el club que en aquel momento militaba en la Segunda División alemana, podemos decir que tuvo un destacable paso. Disputó 32 partidos, convirtiendo nueve goles, números muy buenos para haber estado apenas una temporada en ese club.

El Beira Mar lo fichó libre, y supo disfrutar números similares que en Alemania (ocho goles en 30 partidos).

BUSCANDO EL CLUB IDEAL

Fuente: StudioFútbol

Newell’s Old Boys lo puso otra vez en el mapa, pero parece que al Tanque se le olvidaron los zapatos de la suerte en el viejo continente. 14 partidos, cuatro goles y vuelta a donde todo comenzó. Un año con números parecidos en los Palermitanos y otra vez a cruzar el charco, para jugar en Gimnasia de La Plata por primera vez.

Un año estuvo el Tanque vistiendo la del Lobo que juega en El Bosque, pero apenas disputó tres encuentros. De ahí, fue a probar suerte a Vélez Sarfield, ¡y vaya si la tuvo!. Es verdad que salió cedido a Banfield un año, donde hizo de las suyas con 23 en 35 partidos, pero igualmente, allí por fin tuvo buen rodaje. Vistió la camiseta del Fortín por cinco temporadas, registrando 42 goles en 93 partidos, el club donde más jugó. Los zapatos aterrizaron en Argentina.

Hay que destacar que su paso por el Taladro, fue de los mejores momentos de su carrera. Logró, junto a su compatriota Sebastián Papelito Fernández, salir campeón argentino siendo el goleador del campeonato, por si fuera poco.

VUELTA AL VIEJO CONTINENTE

Fuente: Labaro Viola

Esa imagen que dejó en Argentina le valió en pase a la Fiorentina, un equipo potente de Italia, pero no tan potentes fueron sus números. Apenas un gol en 13 cotejos.

Boca Juniors llamó a su puerta, y el Tanque volvió al lugar donde supo brillar. Dos temporadas, 19 goles en 55 partidos, y fue fichado por Lanús, equipo que vería otra gran versión del uruguayo. Allí, levantó la Copa Sudamericana en 2013, dirigido por los hermanos Barros Schelotto. Un total de 18 goles en 78 partidos, igualmente provocaron que quedara libre, marchando a Arsenal de Sarandi.

MOMENTO DE TURBULENCIA

Fuente: Labaro Viola

Turbulencia podemos decir que sufrió Santiago en este período, ya que vistió cinco camisetas en apenas cuatro años, buscando volver a su mejor rendimiento. Ellos fueron Arsenal, una segunda etapa en Banfield, un año en la Universidad Católica de Chile, Talleres de Córdoba, y donde milita actualmente.

En esta segunda etapa en Gimnasia, lleva marcando cinco goles en 20 partidos de la Superliga Argentina.

DIFERENTE A LOS DEMÁS

Además de ser famoso por su calidad, Santiago lo es también por su exagerada forma de festejar los goles. Algunos los grita como si estuviera disputando una final de la Copa Mundial, pero en otros, digamos que nos gustaría saber qué es lo que pasa por su cabeza al hacerlos. Miren y saquen sus propias conclusiones.

¿Cuál será su destino para el retiro?