¿Qué fue de… Matías “Vasquito” Aguirregaray?

Fuente: Besoccer

A lo largo de la historia los equipos grandes suelen consagrar dinastías futboleras. Montero Castillo y Paolo, los Schmeichel, el Cholo y Gio. Identificados con la entidad ferrocarrilera del Uruguay, la dinastía Aguirregaray o la de “los vasquitos” constituyen la viva imagen del Peñarol de coraje y ganador. Pero hace ya cuatro años que este apellido no suena en los parlantes del Campeón del Siglo. En esta ocasión te contaremos lo que fue de la carrera de Matías, luego de desvincularse de la entidad aurinegra.

INICIOS Y CARRERA

Todo comenzó en Peñarol. Surgido de las juveniles, ascendió en 2008 y terminó su primera etapa en el Manya con un Campeonato Uruguayo bajo el brazo. En 2010 pasó al Terrassa de España, donde militó por poco más de seis meses hasta volver a Uruguay para jugar en Wanderers. Un año le bastó para volver a Europa, específicamente al Palermo de Italia. Luego de eso pasó por Rumania, y en 2013 volvió a Peñarol, quedándose nada más que seis meses, hasta irse a jugar a Estudiantes de La Plata. Igualmente, volvió a levantar la Copa Uruguaya. En Argentina pudo al fin hacerse un lugar fijo en un equipo, jugando un total de 75 partidos. En 2015 Peñarol lo trajo a préstamo por un año.

Fuente: Mediagol

UN HOMBRE DE LA CASA

Volvió para salir campeón, por tercera vez en su tercera y última etapa hasta el momento en el Mirasol. Siempre dejando un surco en el costado derecho de la cancha, producto de su velocidad y capacidades ofensivas. Es un hombre muy querido en Peñarol, no solo por su rendimiento, sino también por su amor a la camiseta.

CUANDO LO PERDIMOS DE VISTA…

Terminó el préstamo, y el Tijuana de México compró su ficha y lo prestó primero a Las Palmas de España seis meses, y luego al Al-Fateh de Arabia por un año, donde actualmente juega.

En México apenas vistió la camiseta del Tijuana 15 veces, y en España fue exactamente igual. Ha demostrado poco en ambos clubes.

En el conjunto de Gran Canaria, será recordado por la divertida anécdota de que cuando llegó a España: un periodista le preguntó si su apodo era el “clava gallinas” en relación con los goles convertidos al tradicional rival de Peñarol. La respuesta fue negativa, obviamente, pero entre risas.

Fuente: rtve

ENCONTRÓ EQUIPO

Igualmente, no podemos decir lo mismo del fútbol árabe. Son 21 partidos con la camiseta azul, con incluso un gol en sus números. Es habitual verlo como titular en el lateral derecho del equipo. Le quedan seis meses de contrato en Arabia, veremos qué decide el Tijuana para su futuro, pero lo que es cierto es que al fin se pudo volver a acomodar a un equipo.

SELECCIÓN URUGUAYA

Aunque fue parte de las juveniles de la selección uruguaya, con la mayor apenas jugó seis partidos allá por el año 2012 en adelante. A sus 29 años, es muy dudoso que vuelva a lucir la Celeste.