En un juego muy cerrado, donde hubo ilusión de goles por la anotación del minuto siete, Pumas con diferencia mínima al vencer a domicilio a Pachuca. El equipo hidalguense irá por la misión complicada de sacar el resultado en Ciudad Universitaria… y no irse en las primeras de la Liguilla.

Efectividad universitaria

El partido no llegaba a los diez minutos, cuando Favio Álvarez abrió el marcador con un zapatazo en el cual Óscar Ustari se lanzó solo para adornar la postal de los fotógrafos que acudieron a laborar en el Hidalgo.

De ahí en adelante, el equipo de Paulo Pezzolano tomó el balón e insistió hacia la portería de Julio González (suplente de Alfredo Talavera). Dicha iniciativa rindió frutos cuando al final de la primera parte se marcó penal por una supuesta falta de Juan Pablo Vigón.

La pena máxima la cobró Víctor Guzmán, pero cruzó de más su derechazo y mandó el esférico por un lado.

Insistencia Tuza

El segundo tiempo inició como la última estampa del partido. Víctor Guzmán tuvo la posibilidad de resarcir su error con el penal, en esta ocasión en un mano a mano contra el portero puma, pero el ‘Pocho’ mandó el balón por encima del arco.

Felipe Pardo por la derecha, Ismael Sosa por la izquierda, los cambios del técnico (que incluyeron a Ulises Dávila, Roberto de la Rosa, Emmanuel García y Francisco Figueroa) y ninguna modificación consiguió batir a González.

Inclusive (en la segunda parte) estuvo más cerca el autogol de Andrés Iniestra, que los ataques de le gente de Pachuca.

Tras el primer juego de la serie, Pumas con diferencia de un gol para jugar la vuelta en casa. Pachuca verá difícil mantener la insistencia del juego de ida en la Ciudad de México… pero no tendrá otra opción. Contra todo en búsqueda de las semifinales.