¿Por qué merece (o no) Leo Messi el Balón de Oro?

Messi celebrando uno de sus goles. Fuente: Miguel Ruiz, FC Barcelona

Poco tenemos que decir sobre Leo Messi que no se sepa todavía. Hoy analizaremos el año natural que le ha llevado a estar entre los nominados al Balón de Oro. Jugando desde los 13 años en el Barcelona, siempre ha confesado su amor a la ciudad y “al club de su vida”.

 

Su 2018 está siendo mucho mejor en cuanto a números de lo que parece. El astro argentino lidera las listas en goles, asistencias, regates y el que más ocasiones ha creado. Además, es el que más goles de falta directa ha anotado, quien más balones al poste ha enviado, quien más ocasiones ha creado y quien más pases clave ha dado. Estos méritos han propiciado que también sea el que más premios al mejor jugador ha recibido.

 

Leo Messi levantando su primer trofeo como 1r capitán del Barcelona. Fuente: Fadel Senna, AFP

 

Los azulgrana se alzaron con la Liga, la Copa y la Supercopa de España. El argentino fue decisivo en la consecución de estos títulos, siendo líder indiscutible del ataque de los hombres de Valverde. Pero la remontada de la Roma en Champions League ante el Barcelona en la que Messi no apareció es una de las dos manchas en su gran año.

 

La otra es el poco recorrido de su selección en el Mundial. Cierto es que hizo todo lo posible para campeonar con la albiceleste, pero sudó de lo lindo para poder pasar de fase de grupos. Pasando como segundos, se eliminaron a las primeras de cambio con la campeona: Francia. Poco pudieron hacer ante el rodillo francés. Aun así, en los primeros partidos la albiceleste dio mala imagen.

LEA TAMBIÉN:  Selección de Qatar: el campeón de Asia quiere más retos
Messi celebrando el importante gol ante Nigeria en el Mundial. Fuente: GETTY IMAGES

En resumen, el año de Messi es muy bueno a nivel individual. Lidera casi todos los apartados estadísticos individuales además de conseguir tres títulos con el Barcelona. En contrapartida, la dura eliminación en Champions y el mal papel de Argentina no ayudan a pesar de su empeño.