Omar Bravo y su odisea para salir hacia Europa

    Fuente: Univisión Deportes

    Si acude a los medios y busca la temática del paso de Omar Bravo Tordecillas por el fútbol europeo, la respuesta encontrada es un rotundo y absoluto fracaso. Esto tras estar apenas seis meses compitiendo en territorio español. Pero, ¿fue realmente un papelón del delantero mexicano?

    Chivas y Selección Mexicana

    Los números del nacido en Sinaloa son claros. Siempre fue un delantero de buena relación con las redes contrarias. Esto se vio reflejado al convertirse en el máximo goleador de las Chivas de Guadalajara (132). Superó el récord del histórico “Chava” Reyes, por lo que en varias ocasiones llamó la atención de equipos locales y, por supuesto, de equipos del viejo continente.

    Jugó una Copa del Mundo, dirigido por Ricardo Antonio La Volpe. Alemania 2006 fue aquella oportunidad que siempre soñó. En el partido debut de México, anotó doblete frente a Irán y en los siguientes dos partidos no fue factor de peso frente al arco rival. Además, falló un penal ante Portugal, lo que causó que el estratega argentino no lo utilizara en octavos de final, partido donde Argentina eliminó a México.

    Fuente: Mexsport

    Frustrados intentos por emigrar

    Como varios futbolistas mexicanos, se le pusieron muchas trabas para llegar a Europa. Los intereses de los dueños del fútbol mexicano siempre van antes que cualquier otra cosa. Tras el Mundial del 2006, en el mes de julio, se habló del Racing de Santander, pero dicha opción no cubría las expectativas del club tapatío ($$$).

    Omar tuvo que pasar por situaciones de vergüenza. En agosto de ese mismo año, tras caerse una negociación entre el Deportivo Huelva y las Chivas, Bravo fue relegado (por el presidente Jorge Vergara) del primer equipo por expresar públicamente que el club no le permitió salir a España.

    En ese momento tuvo que esperar para que su contrato de dos años con el Club Deportivo Guadalajara terminara. Así pues, huiría lo antes posible a territorio europeo.

    Fuente: Especial/Video Marca

    El Dépor: su lugar de exilio

    Con 28 años de edad, por fin se concretó su pase. Tras pelear hasta donde sus derechos como futbolista le permitían, logró un acuerdo con el Deportivo La Coruña en 2008. Esto a pesar de los millones de dólares que Chivas le ofrecía y tras dejarlos sin un peso de la negociación (por ser jugador libre).

    En el entorno del Deportivo se auguraban buenas cosas. Desde la dirigencia se hablaba de un jugador que se estudió mucho, al cual recibían con toda la confianza de convertirse en referente del ataque, dado que llegaba de anotar 101 goles en México.

    El 2 de julio del 2008 fue presentado en el Estadio Riazor y la buena vibra seguía. Había ilusión por el ariete mexicano y, tras 21 partidos disputados (de 39 posibles apariciones), 788 minutos totales y con solo tres goles (dos en Copa del Rey uno en La Liga) a su cuenta, el mexicano volvió a México. Así, sin más.

    Fuente: Notimex

    El día de su presentación, los dirigentes del Deportivo La Coruña hablaban de un interés en relacionarse de lleno con el futbol mexicano. Andrés Guardado también estaba en el equipo, y en el entorno cercano se veían promesas europeas como Giovani Dos Santos (Barcelona) o Carlos Vela (Osasuna). Tras dicha experiencia, a los gallegos no les quedó ni la más mínima intención de vínculo con el balompié mexicano (además de la que tenían con el “Principito”).

    El pasado lunes, tras anunciar su retiro como futbolistas profesional, a sus 38 años Omar lo explicó sencillamente al momento hablar de las experiencias desfavorables en su carrera, como lo fueron Tigres, Cruz Azul y más dolorosamente con el Deportivo. El mochiteco no cumplió con las expectativas, ni siquiera con las que él mismo se había puesto. He ahí el detalle.