Messi, penal, real sociedad, barcelona
Messi celebra el penal marcado ante la Real Sociedad | Foto: FC Barcelona

Al Barcelona le pegan duro las resacas. Una semana después de perder El Clásico, los dirigidos por Quique Setién sacaron otra versión borrosa de juego en el Camp Nou. Una mano en el área, de esas que generan debate y dependen de la interpretación del juez, permitió que Lionel Messi anotara desde el punto penal en el minuto 81 y salvara al conjunto culé de otro tropiezo en liga. Napoli visita esta semana al Barcelona y la intermitencia del equipo genera más dudas que certezas.

Messi y compañía, sin constancia en el partido

La Real Sociedad es finalista a la Copa del Rey y se comportó en consecuencia a ello. Salió con un 4-1-4-1 ordenado que logró presionar muy bien la salida del Barcelona en los primeros minutos. Messi, que empezó de delantero centro, tuvo que abandonar el espacio para tocar el balón. Tras 10 minutos de cálculos preliminares entre ambos equipos, Braithwaite, titular con el Barça por primera vez, consiguió ponerse uno contra uno frente al arquero Remiro y su remate, atajado por el guardameta, levantó al Camp Nou.

El Barcelona, como sucedió en El Clásico, dominó el primer tiempo pero no pudo abrir el marcador. El segundo tiempo llegó con una Real Sociedad aún más insistente y un Barcelona limitado. El conjunto vasco se hizo con la pelota, a tal punto de dominar en el porcentaje de posesión, y acabó con la propuesta de los de Quique Setién. Sobre el final, el partido cogió vértigo y, entre el ida y vuelta, el VAR llamó al árbitro Martínez Munuera para que viera en la pantalla un posible mano del defensa Normand en su área.

Messi, penal, Real sociedad, mano, Barcelona
Normand toca el balón con la mano frente al Barcelona | Movistar +

Así fue como en el minuto 81, Messi puso el balón en el punto de penal y definió hacia su derecha para batir a un Remiro que se movió tarde. Ya en los minutos agragados, el árbitro anuló gracias al VAR un gol de Jordi Alba por fuera de lugar de Ansu Fati.

Estrategia contra tiro libre de Messi

El partido dejó un anécdota curioso para los amantes de la táctica. En el único tiro libre que tuvo Messi para disparar a puerta, la Real Sociedad puso jugadores en ambos palos y solo tres en la barrera. El área se llenó de gente, pues los del Barça aprovecharon que no había espacio para el fuera de lugar. Messi cobró al palo del arquero y un futbolista rival lo despejó a medio viaje.