Con toda la gloria que le dio al club, Messi no merece irse de esta manera. FUENTE: Reuters

Un poco más de 20 años en el club, campeón en la Masía en distintas categorías, diez ligas locales, ocho Supercopas de España, seis Copas de Rey, cuatro Champions League, tres Supercopas europeas y tres campeonatos mundiales. Con un total de 34 títulos en el Barcelona, Lionel Andrés Messi le ha dado toda la gloria posible al club catalán. Su estadía en el club fue mucho más que fructífera. Por todo esto, Messi no se merece este final. No es justo.

Ya decidió marcharse, ya consideró terminado este exitoso ciclo en el club “Culé”. Incluso se lo ha comunicado al presidente. Pero parece no alcanzar. Echar a Suárez, Arthur o Vidal, no contratar jugadores vitales para seguir en el alto nivel, festivales de fake news en su contra, fueron demasiados atenuantes para tomar la decisión. Pero no alcanza.

PUBLICIDAD

Josep María Bartomeu, presidente de Barcelona no acepta la rescisión “unilateral” establecida, por contrato, que Jorge Messi, padre del astro, le expuso en las últimas horas. Según el directivo, “Leo es parte del equipo 2021 y el que lo quiera debe pagar una cláusula de 700 millones de dólares.” Un argumento un tan flojo de papeles y que se puede revertir fácilmente. Pero justamente ese camino es el que Leo no quiere transitar, por lo vivido en las últimas dos décadas y por todo lo que se dieron mutuamente.

Si el jugador pide una autorización provisoria para trabajar, la FIFA se la otorgará sin inconvenientes y la discusión entre el Barcelona y el argentino se trasladaría a un juzgado donde dirimir este tema. Y mientras tanto Messi podrá jugar en cualquier equipo. Y más teniendo en cuenta que la FIFA, ente máximo del fútbol, considera como excepcional el final de temporada europea por el maldito Covid-19.

Pero Messi no merece este final. Es una trifulca injusta para todas las partes. Para el jugador que no desea eso, para el hincha que lo ama y que sufre este momento de incertidumbre y los dirigentes que, quieran o no, pasarán y vendrán otros. Pero no aceptan ser los “que dejaron ir a Messi”.

Una novela con demasiados capítulos, con muchas informaciones cruzadas, muchas desmentidas y rumores falsos. Entonces nada mejor que parar la pelota, como hace el 10, eludir todos los problemas y llegar a un buen puerto. Una cifra razonable para el club  y un nuevo destino para el argentino. Es lo que debe suceder. Por el bien de todos y por el bien de la número 5 que tan bien la trata el rosarino.

¿Un final conocido para Messi?

El caso de Cristiano Ronaldo sirve como testigo. FUENTE: laliga.com

 “Sentía que en el interior del club ya no me consideraban como al principio. El presidente me miraba como si ya no fuera indispensable. Nunca me miró, excepto como una relación de negocios. Lo que me decía nunca lo hizo desde el corazón.” Esto dijo Cristiano Ronaldo en el 2018 cuando se fue del Real Madrid luego de nueve temporadas.

Algo así le pasa al argentino en el clásico rival. Y hasta el motivo de la cláusula es similar. ¿Qué pasó aquella vez? El portugués tenía un valor, por contrato, de 1.000 millones pero vino la Juventus y por 112 se lo llevó.

Y no solamente porque el jugador quería irse, sino que la dirigencia también se dio cuenta que esto era “el mejor arreglo” para ambas partes.

Por este camino irá la negociación de Messi. Porque este final será con “algo” de efectivo o sin valer un dólar en junio de 2021. ¿Entonces?

Por todo esto, Messi no merece este final. En absoluto.