Messi no se quedó callado frente a las polémicas declaraciones de Abidal. Fuentes: Reuters y @FCBarcelona_es

Ernesto Valverde ya no forma parte del Barcelona, pero su nombre continúa resonando en la Ciudad Condal. Recientemente fue Éric Abidal, director deportivo del equipo catalán, quien se refirió al ahora ex entrenador del club en una entrevista para el diario Sport. El francés declaró que no fue una decisión fácil haber cesado al ‘Txingurri’ y comentó que el ‘Clásico’ del 18 de diciembre significó un punto de inflexión para destituirle.

Lo que verdaderamente levantó polémica fueron las palabras de Abidal respecto a la relación entre el entonces entrenador y la plantilla. “Muchos jugadores no estaban satisfechos ni trabajaban mucho y también había un tema de comunicación interna”, dijo. Además, agregó que ahora con Quique Setién “los jugadores que no juegan mucho igual se sienten parte del grupo”.

NO SE QUEDA CALLADO

Estas declaraciones no pasaron desapercibidas y el propio Lionel Messi decidió dar su opinión al respecto mediante su cuenta de Instagram. “Sinceramente no me gusta hacer estas cosas, pero creo que cada uno tiene que ser responsable de sus tareas y hacerse cargo de sus decisiones (…) Cuando se habla de jugadores habría que dar nombres, porque si no se nos está ensuciando a todos y alimentando cosas que se dicen y no son ciertas”, escribió el rosarino en su historia.

Fuente: Mirror

El capitán del conjunto azulgrana, quien suele hacerse a un lado de cualquier problema que suceda fuera del campo, se mostró muy molesto frente a las palabras de quien alguna vez fuera su compañero de equipo. El ’10’ buscó defender tanto su integridad como la del resto de la plantilla, pero al mismo tiempo evidenció los ya conocidos problemas internos del club.

LEA TAMBIÉN:  Granada le dio un duro golpe al Barcelona

Si el panorama no cambia, la directiva del Barça tendrá los días contados. La fragilidad de la misma ha quedado muchas veces salvaguardada por los buenos resultados del equipo, pero esta temporada pinta ser distinta. El conjunto culé dejó escapar la Supercopa de España y ahora la obtención de un título no está para nada garantizada. Además, la mala gestión en el mercado invernal, aunada a la inesperada recaída de Ousmane Dembélé y la lesión de Luis Suárez, presentan un escenario bastante desalentador.