Messi anota su 50º hat-trick y salva al Barça

Messi, Lionel Messi, Argentina, España, Barcelona
Messi corre una pelota contra el Sevilla | Fuente: LaLiga

Lionel Messi se puso al hombro un Barcelona flojo y con tres genialidades y una asistencia acabó con las esperanzas del Sevilla en el Sánchez Pizjuán.

Un mes después de aquella molestia que le causó un golpe frente al Valencia y que le obligó a reiniciar motores, Lionel Messi anotó sus goles 33, 34 y 35 al Sevilla y llegó a medio centenar de hat-tricks en su carrera profesional. Además, le dio vida a un Barcelona que estuvo a poco de darle esperanzas a sus rivales de liga. Messi, de nuevo, ganó un partido que puede valer un trofeo.

PUBLICIDAD

Como en Lyon, el partido de Andalucía empezó con demasiado ritmo y poco juego en el mediocampo. Después de varios avisos, sobre todo del local, Messi cometió quizá su único error grave del partido en el minuto 22 al dar un pase displicente que interceptó la defensa. De ahí llegó una contra letal sevillana que acabó en gol del capitán Jesús Navas.

Pero en el fútbol el que peca y reza, empata. En el minuto 26, Messi recibió un gran centro de Rakitić y fusiló el arco del Sevilla con una volea digna de videoteca. Sin embargo, el mal día de la defensa culé pasó factura de nuevo y Mercado anotó solo el 2-1 en el minuto 42 gracias a un pase Pablo Sarabia. El primer acto acabó con un Barcelona dolido.

Lea también: Barcelona golea al Eibar y Messi llega a 400 goles en liga

Messi celebrando un gol en Sevilla hace unos años | Fuente: 24horas

Los cambios visitantes no se hicieron esperar. Entró Sergi Roberto por Semedo y Dembélé por Arturo Vidal. El objetivo era incomodar al Sevilla en su campo, y así fue. Sobre el minuto 67, el arquero local Vaclik intentó un pase al medio campo que quedó en pies de Rakitić y este se la cedió a Dembélé. El francés, sin pensarlo mucho, le dio la pelota a Messi sobre la medialuna. En ese momento medio mundo hubiera pensado que el argentino buscaría la zurda, pero él se adelantó y con la derecha anotó el 2-2. 

El Sevilla se apagó y el Barcelona, con Aleñá en cancha, recuperó el dominio sobre el mediocampo. En el minuto 85, el canterano intentó un remate que se desvió y quedó a pies de Messi. Con jerarquía, genialidad y actitud, el 10 la picó sobre Vaclik y remontó el partido. El Barcelona sufrió el final y pudo recibir el empate, pero en la última jugada Messi jugó colgado para Suárez, que se quitó la sal del último mes con un golazo de vaselina.

El Sánchez Pizjuán se fue en silencio, con bronca. Sin embargo, en unos años cada asistente dirá que vio el hat-trick 50 de Messi, ese que permitió al Barcelona salir de un infierno. Además, dirán que vieron al 10 en su mayor esplendor, porque inspiración la tienen muchos, pero pocos pueden materializarla en tres definiciones tan exquisitas como Leo. El Barça sigue firme en liga.