Mbappé, Barcelona
Fuente: PSG

Los blaugranas se volvieron a destruir. Como con la Roma, como con el Liverpool y como con el Bayern. Otra vez, los culés, con otro capitán al timón del Titanic y con el mismo resultado. Es verdad que fue solo la ida, algo que en los otros encuentros fue la vuelta o a partido único, sin embargo, apareció otro iceberg llamado Kylian Mbappé.

Donatello dio una exhibición, algo que hace mucho que no hacía y más en un partido de alto riesgo como unos 8vos de UEFA Champiions League ante un “potencial candidato”. Con las ausencias de Ángel Di María y Neymar, todo el peso recaía en el francés, a quien no le pesó en lo absoluto y valió por tres; hizo tres goles y jugó por el brasileño y el argentino juntos. Mejor no imaginar que hubiese pasado si estaban los latinos.

Además, el ‘galo' de 22 años enfrentó a su compatriota Antoine Griezmann, quien en su momento había dicho “Quiero comer en su mesa. Quiero acercarme no lo más posible a su nivel y ganar títulos. Mi objetivo es estar entre los mejores”, declaró, en entrevista para The Guardian. Lo cierto es que ‘El Principito' está cada vez más lejos de sentarse con Cristiano y Messi, cosa que para Kylian, parece ser una realidad y el heredero al trono en el mundo del fútbol.

Paredes e Icardi acompañaron a Mbappé en el baile de los de Pochettino al Barcelona

Fußball Champions League Barcelona Paris Mbappe Tor
Fuente: Getty

Mbappé se llevó todos los focos del encuentro ante el Barcelona, sin embargo, los dos argentinos fueron claves en el resultado. Tanto Leandro Paredes como Mauro Icardi pasaron con nota alta un encuentro de alto voltaje y sin dudas que este resultado le da galones a un Pochettino que recién comienza.

Los números de Sofascore demostraron que el mediocentro jugó e hizo jugar: 92% de precisión en pases, 5/6 balones en largo completados y 6/8 duelos ganados fueron lo mejor del ex-Boca.

Por su parte, el delantero se mostró muy participativo, entrando y saliendo del área e involucrándose en el juego: sumó 3/3 en duelos aéreos.

Por último, su entrenador, consiguió su segunda victoria ante el Barcelona, algo que no lograba desde 2009 cuando con el Espanyol venció 2-1 en el Camp Nou.

Es temprano para sacar conjeturas ahora, pero esta vez, parece que el PSG quiere revancha de la final del año pasado