Mauro Icardi, el 9 que merece el Inter

Fuente: Goal

Ronaldo, Zlatan Ibrahimovic, Diego Milito, Roberto Baggio, Jurgen Klinsmann o Hernán Crespo son solo algunos de los grandes nombres que han ocupado la posición de delantero centro en el Inter de Milán. Hoy ese lugar tiene un dueño absoluto: Mauro Icardi.

Educado futbolísticamente en la Masía, el ariete argentino llegó al futbol italiano para jugar en el Udinese en la Serie B, más tarde emigró a la Sampdoria con quienes ascendió a la máxima categoría. Ahí, Mauro empezó a demostrar la calidad que tenía y la que podía alcanzar. Hizo lo mejor que sabía hacer: goles.

PUBLICIDAD

Dichas anotaciones despertaron el interés de uno de los grandes clubes del país de la bota. Ávidos de buenas noticias, los hinchas del Inter de Milán encontraron en el fichaje de Icardi la esperanza que empezaban a perder temporada tras temporada, viendo como la Juventus resurgía de sus cenizas para dominar el Calcio.

El escritor mexicano Juan Villoro, dice que los goles son artículos de fe para los aficionados. Mucha de esa fe, seguro está depositada en Icardi. Con la elástica nerazzurra, Mauro ha marcado en 107 ocasiones, logrando 4 hat-tricks: contra Atalanta, Sassuolo, Fiorentina y Milán, además de que en partido ante la Sampdoria hizo un póker de goles.

Fuente: Goal.com

Las últimas dos temporadas ha estado en la parte alta de la tabla de goleadores, peleando por ser el capocannoniere, como hicieran en otros tiempos, Hernán Crespo, Diego Milito, Ibrahimovic o Ronaldo. Apenas la campaña pasada, logró marcar en 29 ocasiones, con lo que su promedio fue de un gol cada 1.83 remates al arco. Terminó cuarto en la clasificación de la bota de oro, a 5 goles del ganador Lionel Messi y por arriba de hombres como Cavani, Luis Suarez y Cristiano Ronaldo.

Los goles del rosarino no solo importan en cantidad sino por el momento en que llegan, son goles que suman puntos y definen partidos.

El buen momento del goleador nerazzurro no pasa desapercibido para otros clubes como Chelsea o Real Madrid, que han tratado de llevárselo a punta de billetazos, sin embargo, el crack se ha resistido a los cantos de sirenas, mostrando fidelidad al club, algo que aprendió sin duda del eterno Javier Zanetti.

Mauro y El Pupi compartieron vestidor durante 3 temporadas, en las cuales, Icardi no solo supo lo que significaba vestir la playera negra y azul, sino también lo que debe ser un verdadero capitán, dentro y fuera del campo. Días después de la incorporación del belga Radja Nainggolan al equipo, Icardi lo llamó por teléfono para ayudarlo a buscar una casa en Milán.

Dentro del campo, no destaca por ser un futbolista gambeteador, que rompa cinturas. Su mejor versión aparece en el área, ahí, pocos tienen la efectividad del argentino. Al más puro estilo de Ibra, Icardi tiene un catálogo amplio de recursos para mandar el balón a las redes. Lo mismo lo define con la cabeza que con el pie, derecha o izquierda, con el pecho, el muslo, la prende de volea o la baja antes de disparar.

Su estilo de juego es más parecido al de Diego Milito. Es un tipo rápido, que sabe picar al espacio y adelantarse a los defensas, no le incomoda botarse para generar espacios para sus compañeros –Perisic y Candreva la temporada anterior-.

Con sus más de 100 goles, el ariete argentino es una de las cartas fuertes de cara a la temporada por iniciar para el Inter de Milán, que vuelve después de 7 años a la Champions Legue. Los de San Siro lo han rodeado con el mejor plantel desde que Mauro viste de azul y negro, por lo que las expectativas aumentan, sobre todo después de verlo jugar al lado de su compatriota Lautaro Martínez. En definitiva, no tiene nada que envidiarle a los anteriores artilleros nerazzurros. Icardi es el 9 que Inter merece y necesita.