El primer clásico inglés tuvo lugar en la tercera jornada de la Premier League 22/23. Allí, el Manchester United, de forma sorpresiva, logró ganar el encuentro ante el Liverpool por marcador de 2-1. Los “Red Devils” mostraron un rendimiento mucho mejor en que las dos fechas anteriores, mientras que los hombres de Jürgen Klopp padecieron de los mismos problemas.

Erik ten Hag, decisiones y una propuesta adecuada

La primera victoria del Manchester United de Erik ten Hag en esta temporada no solo llegó en el partido más complicado que han afrontado hasta la fecha, sino en el momento donde se tomaron más decisiones en pro de optimizar las características de los futbolistas en cancha.

El técnico neerlandés fue más flexible con su idea. No se arriesgó a salir en corto, como suele ser habitual en sus equipos, en vista de los problemas vistos la jornada anterior. En cambio, decidió jugar más en largo desde inicios y luego, a través de toques rápidos, poder habilitar a sus veloces atacantes de cara al arco. El Manchester United no pudo atraer y romper bloques con frecuencia, sino que se basó en aprovechar las recuperaciones y tratar de dañar en transiciones ofensivas mediante contraataques.

El objetivo se fijó en la espalda de Joe Gomez: con pocos toques, había que sacarle de posición y luego entregar un pase allí para que Marcus Rashford (o Anthony Elanga) pudiesen desmarcarse a ese espacio para encontrar situaciones de cara al arco. Por este motivo, Erik ten Hag decidió que lo más adecuado era dejar a Cristiano Ronaldo en el banquillo; no parecía un partido para el portugués y el resultado le dio la razón al director técnico.

Por otro lado, Harry Maguire fue otro que vio el partido desde el banquillo y, en vista del rendimiento mostrado por Raphael Varane y Lisandro Martínez, es probable que no vuelva al XI titular durante un tiempo.

Manchester United
Jadon Sancho fue clave en la victoria del Manchester United. | Vía: 24 horas.

Un comienzo tétrico para el Liverpool de Klopp

Está claro que el Liverpool no ha comenzado la Premier League 22/23 con el pie derecho. Empataron en sus dos primeros partidos y han perdido el clásico en la tercera fecha de la liga.

A pesar de que se trata de una de las plantillas más completas del mundo, los “Reds” están necesitando piezas en su mitad del campo que le permitan tener el control de los partidos. La lesión de Thiago se ha notado en muchos tramos donde el conjunto de Klopp no puede dominar, más allá de que siga generando oportunidades y estas no se estén concretando.

Aunque es una mala racha y muy probablemente el equipo pueda superarla pronto, la preocupación también se hace presente al ver el comienzo del Manchester City. A pesar de que el equipo de Pep Guardiola no pudo ganar en la última jornada, ya son cinco (5) puntos de diferencia. Y, en la temporada pasada, el título se definió por solo un punto.

Aún es muy temprano para sacar conclusiones, pero es evidente que el técnico alemán necesita aplicar algunos ajustes para volver a su rendimiento habitual. Quizá esto signifique ir al mercado durante los últimos días para una compra de último momento o esperar que Thiago tenga una temporada mucho más regular, así como también el central que acompañe a Virgil van Dijk en el fondo.

Sin duda alguna, el clásico no decepcionó y encendió algunas alarmas en Anfield.