Chang Monarchs
Maikel Chang, figura del campeón | Fuente: Real Monarchs

El cubano Maikel Chang ha puesto broche de oro a su 2019. El calibre de sus actuaciones y de sus logros redondean un periplo de éxito y esfuerzo. Recientemente, se coronó campeón de la USL Championship, segunda liga de fútbol estadounidense, con el Real Monarchs RSL. Ahora, tras su excelente rendimiento, el nacido en La Habana ha sido fichado por el Real Salt Lake de la MLS, no sin antes enviar un gran mensaje al fútbol de su natal Cuba.

Chang Real Salt Lake
Chang, nuevo jugador del Real Salt Lake | Fuente: RSL

La preparación para el gran salto de Chang

El habilidoso atacante arribó al Real Monarchs en el año 2018, tras un prolongado paso por el Charleston Battery de la misma liga. Con el equipo de Utah, el cubano logró enmarcar su nombre como uno de los mejores jugadores en la historia de la competición. Tanto así que, ahora que se marcha, lo hace con el récord de máximo asistente histórico. En total, el cubano suma 39 asistencias, siendo el primero en alcanzar más de treinta en la época moderna de la USL Championship.

Adicionalmente, Chang no se marcha de la competición sin cubrirse en oro. El 18 de noviembre del 2019, el cubano alcanzó el titulo de campeón tras derrotar al Louisville City en la gran final. Si bien en ese partido no anotó ni asistió, su figura ya era intachable gracias al excelente campeonato que disputó. En esta edición del torneo, Chang anotó 15 goles —dos de ellos en los playoffs definitivos— y asistió en ocho oportunidades a sus compañeros.

Chang Monarchs
Chang, figura del campeón del USL | Fuente: Twitter Maikel Chang

Un mensaje de unidad

Una semana pasó antes de que el equipo de la MLS anunciara el fichaje de Chang y el fútbol cubano celebrara el triunfo de su legionario. Sin embargo, en ese tiempo entre un suceso y suceso, el cubano no desaprovechó la oportunidad para poner el “grito en el aire”.

En medio de la efervescencia de los festejos, Chang grabó un video dedicando el triunfo a la gente de su natal Cuba y solicitándole a la federación de fútbol del país —quien no permite a jugadores cubanos que juegan fuera de la isla vestir la elástica nacional— un “esfuerzo” por el balompié cubano. El mensaje fue claro: el fútbol en Cuba sí existe, pero necesita de la unidad que, hasta el momento, no se ha podido lograr.