Las elecciones que definen como transcurrirá nuestra vida, son a veces caprichosas, otras tantas, es el destino quien indica bajo que cielo dormiremos cuando caiga la noche. Luka Modric no tuvo elección, estaba escrito que debía ser uno de los mejores futbolistas del mundo.

Las posibilidades de que un infante nacido en Zadar, localidad de la otrora Yugoslavia y desplazado por la guerra de los Balcanes deviniera en estrella del Real Madrid son una gota en el océano. No obstante, el hijo de Radojka y Stipe, ha forjado — junto con la pelota — una historia de cuento de hadas que hoy lo tiene como candidato a ganar el balón de oro.

TRAYECTO EN EL PROFESIONALISMO

La figura de la selección Croata tuvo su gestación en el balompié profesional vistiendo los colores del Dinamo Zagreb, sin embargo su debut sería en el fútbol Bosnio, donde jugó cedido por Dinamo, a manera de prueba, con el Zrijnski de la ciudad de Mostar. Es ahí donde Modric se hizo adulto como futbolista en 2003.

Posteriormente pudo regresar a Croacia, también jugando a préstamo pero ahora con Inter Zapresic, club donde terminó segundo de la liga y logró la graduación que necesitaba para finalmente hacerse un lugar con el Dinamo de la capital croata donde deslumbró a Europa y pudo ser visto por los ‘Spurs’ de la liga inglesa; su aduana al primer plano mundial.

Luka Modric jugando con Dinamo de Zagreb. Fuente: Diario AS

DE INGLATERRA AL REAL MADRID

Con el talento de Modric, Tottenham Hotspurs abandonó las penumbras del panorama mundial y se convirtió en un serio contendiente en la Premier League y torneos europeos. Luka se había convertido en el guía del mediocampo y los ojos del mundo voltearon a ver al rubio futbolista de baja estatura.

“Tras cuatro años en el Tottenham toqué techo. Necesitaba nuevos desafíos para llevar mi carrera al siguiente nivel y cuando escuché que el Real Madrid me quería, nada más me importó”– Luka Modric en entrevista para UEFA.COM

Tal fue la plusvalía de Modric jugando en Inglaterra, que poco tiempo pasó para que el Real Madrid fuera la carga por él y con algo más de 30 millones de euros logró bañar al croata de merengue.

LEA TAMBIÉN:  Pablo García, el Real Madrid y su dupla con Gravesen

CAMPEÓN SIN CORONA

Con la casa blanca ha vivido sus mejores momentos como profesional tanto en las competencias de España, como en la champions league, torneo que ha ganado 4 veces. Dicha experiencia le ha permitido ser el pastor del seleccionado croata que sorprendió al mundo en la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018.

Luka Modric posa junto a Kylian Mbappé. Imagen sujeta a derechos de autor

Modric y Croacia disputaron la gran final en contra de Francia quienes finalmente se quedarían con el cetro, sin embargo y para muchos, Croacia ganó mucho más que la copa mundial enamorando a la afición de todos los rincones del planeta. Luka fue distinguido como mejor jugador del campeonato.

SERIO CONTENDIENTE AL BALÓN DE ORO

Llevar a la final del Mundial a la discreta Croacia y sus 42 apariciones en la temporada 2017/2018 con Real Madrid, 38 de ellas como titular indiscutido le valieron para ser nombrado como THE BEST, distinción que otorga la FIFA al mejor jugador del mundo durante la temporada, dejando así relegados a los eternos favoritos: Cristiano Ronaldo y Lionel Messi.

Lo anterior, no deja lugar a dudas. Luka Modric, puede ganar el Balón de Oro de France Football y para nadie sería una sorpresa.

PUDO HABER JUGADO PARA  BARCELONA

A pesar de la clara identificación de Modrić con Real Madrid en la actualidad, durante la era Guardiola el Barcelona tuvo al centrocampista en la mira para llevarlo a sus filas. El propio Modrić llegó a comentar que le ilusionaba pertenecer al cuadro blaugrana y en su momento, posó con un jersey del Barça.

Posa con la camiseta de Barcelona previo a fichar por el Madrid. Fuente: Diario Más