Luis ‘Pirata’, primer futbolista mexicano que jugó en Europa

Fuente: Gráfico/Julián Pérez

Luis de la Fuente y Hoyos nació en Veracruz el 17 de enero de 1914, en un contexto nacional (y también mundial) complicado, donde los estragos de la Revolución Mexicana lastimaban a toda la sociedad de un país que vivía en constantes actividades bélicas… y donde el fútbol se convertía en una opción atractiva que día tras día era más tangible.

“El Pirata”: su vida de futbolista en México

“El Pirata”, quien recibiera su apodo porque cuando era niño se dedicaba a jugar en los barcos de cabotaje de su papá y su tío, fue el hermano mayor de cinco y tenía un propósito claro en su vida: sobrevivir ante las circunstancias que envolvían su diario andar. De pequeño, tras quedar sin padre, salió a España para terminar la primaria, lo cual no consiguió concretar. Regresó a tierras mexicanas y desarrolló una de sus pasiones: el jugar fútbol.

PUBLICIDAD

A los 15 años debutó en el Aurrera; en 1932 jugó en el Marte; y en la temporada 1933-34, fue campeón con el España, con tan solo 19 años de edad. Sus actuaciones le hacen ser convocado para las eliminatorias rumbo a Italia 1934, por lo que en una gira de esa Selección Mexicana, dos equipos españoles lo quisieron: Valencia y el Racing de Santander.

Fuente: MEXSPORT/El estadio de Veracruz. Luis “El Pirata” Fuente

Su llegada a España con el Racing y su paso por otros dos países

Era una encrucijada interesante, firmar por un grande como el Valencia o decantarse por un equipo más discreto como lo era y es el Racing de Santander, pero al final, el jarocho decidió por el reto de Santander, de donde era su madre, y donde radicaba una buena cantidad de familia.

“El Pirata” jugó una temporada en el conjunto del Racing, donde quedó tercer lugar en la tabla de goleadores del Campeonato Súper Regional Español y a pesar de su breve paso por tierras españolas, el equipo lo considera uno de los mejores interiores que han vestido la playera del club. Su proceso como futbolista en la madre patria es interrumpido por la guerra civil española, por lo que junto con más jugadores, regresan a México, huyendo de ese trágico periodo en la historia de España.

Luis de la Fuente, aunque muchos lo ignoren (dado que es una época de transición del nivel amateur al profesional en México) fue el primer mexicano que emigró a Europa para jugar al fútbol, además vistió la playera del Atlético Corrales, y ya en Paraguay, tras disputar un torneo donde se enfrentaron ocho equipos sudamericanos, algunos quedaron cautivados, por lo que el Vélez Sarsfield lo contrató y así, jugó también en Argentina. Todos en primera división.

Fuente: Especial/Noventa Minutos

Un adelantado a su época

Algunos comentarios (bastante positivos cabe aclarar) de quienes le vieron jugar, dictaban que se le podría comparar con las mejores facultades demostradas por tipos como Pelé o Di Stefano. Uno de sus hijos ha declarado que en la década de los 40, tuvo una oferta del Barcelona, pero él prefirió al equipo de su amada tierra, la veracruzana.

Luis, un extraordinario futbolista que hizo honor a su apodo por esa vida de aventurero, misma que también se vio reflejada en su vida social, donde uno de sus más íntimos amigos era Agustín Lara (importante compositor e intérprete mexicano), hizo historia dentro del fútbol mexicano dejando huella como ese jarocho rumbero, que sabía jugar al fútbol.