Lucas Piazón, la promesa brasileña que nunca explotó

Fuente: Transfer News.

A algunos les sonará el nombre, a otros quizás no tanto. Lucas Piazón es un joven mediocampista ofensivo brasileño de 25 años que no ha tenido suerte en Europa y cuyo caso es bastante peculiar. El Chelsea lo compró en el año 2012 desembolsando una importante suma de dinero y, luego de haber jugado tan solo tres partidos en el conjunto blue, fue enviado a préstamo a varios equipos y desde entonces no encontró la regularidad deseada. Pasó por seis equipos a préstamo. A continuación repasaremos en que países estuvo jugando y que le depara en su futuro futbolístico.

LA APUESTA LONDINENSE

El brasileño era la sensación del momento. Venía de romperla en el Sudamericano Sub-17 con su Selección y varios clubes se disputaban su compra. Pero fue el Chelsea quien se adelantó y le pagó al Sao Paulo la importante suma de siete millones y medio de euros para quedarse con el joven delantero, que, en ese momento era comparado con el mítico Kaká por su forma de juego y aspecto físico.

PUBLICIDAD

A principios de 2012 arribó a Londres como una gran sensación con tan solo 18 años. Comenzó jugando en el equipo Sub-21 del Chelsea donde redondeó 10 buenos partidos, con cuatro gritos. Pero el momento de debutar en la Premier League no le llegaba. Hizo su estreno con el conjunto blue en un partido por la EFL Cup ante los Wolves donde jugó los 90 minutos, brindó una asistencia y su equipo ganó por 6 a 0. A partir de allí jugo solo dos partidos más y comenzó una larga racha de préstamos que hasta hoy siguen vigentes.

Fuente: Goal.

PRIMERA PARADA: ESPAÑA

Con la idea de que obtenga más rodaje, Chelsea cedió a Piazón a España. Llegó al Málaga a préstamo por un año hasta fin de temporada. No brilló pero dejó una buena imagen en el conjunto español, donde aún jugaba Isco Alarcón. Su equipo llegó hasta las semifinales de la Champions League 2012/13. Piazón dejó el Málaga con 14 partidos jugados, sin haber marcado ningún gol, pero sí con cuatro asistencias en su canasta.

SEGUNDA PARADA: HOLANDA

Con su segundo préstamo comenzaría un ciclo vicioso del cual hasta el día de hoy el brasileño es parte: volver al Chelsea y no tener lugar. Llegó a préstamo al Vitesse, también por una temporada. Y fue aquí donde el brasileño se destapó. El 22 de septiembre de 2013 consiguió su primer gol como profesional y, como dice el dicho, a falta de uno fueron dos. Convirtió por duplicado en la victoria por 3 a 1 de su equipo ante el PEC Zwolle. Concluyó su paso por Holanda con grandes números: 36 partidos, 12 goles, nueve asistencias y un talento que empezaba a florecer.

Fuente: TFR.

TERCERA ESCALA: ALEMANIA

Le llegó el turno de jugar en tierras alemanas, más precisamente en el Eintracht Frankfurt. Nuevamente a préstamo por un año. Pero en este caso Piazón no logró asentarse y no hizo mucho en el equipo alemán. Jugó 23 partidos, que a simple vista parece un buen número. Pero muchos de ellos fueron entrando desde el banco de suplentes y jugando escasos minutos en los finales de partido.

NUEVAMENTE SUELO INGLÉS

Por primera vez, desde su salida del Chelsea al Málaga, Lucas Piazón volvía a jugar en el fútbol inglés. El Reading se interesó en el jugador y en septiembre de 2015 lo trajo cedido. Disputó 27 encuentros y consiguió gritar cinco goles. A esta altura, Piazón ya era un jugador con más madurez y con más oficio a la hora de jugar un partido, por eso empezaba a despertar intereses de otros clubes.

Luego de su paso por el Championship con el Reading, fue el Fulham, hoy en día descendido, quien se lo llevó también a préstamo y aquí el brasileño volvió a demostrar que estaba para cosas más grandes, a pesar de las lesiones, algo también recurrente en su vida y que no lo dejan alcanzar la gloria. A lo largo de dos temporadas jugo 58 partidos, gritó en 12 ocasiones y registró nueve asistencias. El pase gol para el compañero ya era un sello propio.

Fuente: Fulham.

ÚLTIMA PARADA: ITALIA

Para este año 2019, Chievo Verona fichó a préstamo al brasileño por seis meses para intentar salvarse del descenso. Pero el objetivo no fue alcanzado. Hace algunas fechas, el equipo italiano decretó su descenso a la Serie B y Lucas vio la mayoría de los partidos desde el banco de suplentes. Jugó un puñado de minutos a lo largo de tres partidos. Fueron 31′ en una derrota por goleada contra la Roma, tan solo 1′ en un 0-0 con el Genoa y 21′ en un 0-4 ante el Sassuolo a principios de abril, fecha desde la cual no juega.

¿QUÉ SE AVECINA EN EL FUTURO DEL BRASILEÑO?

Difícilmente Piazón siga en el Chievo Verona. Su préstamo expira en pocos meses y, con el descenso del equipo y los problemas económicos que aquejan a la institución, es casi imposible que se quede. Pero tampoco seguirá en el Chelsea. El contrato que lo une a los blues se vence en junio y claramente no será renovado.

Su paso por el Chelsea fue una apuesta que salió mal. Nunca se le dio la continuidad y la regularidad que un jugador de fútbol necesita. La enorme cantidad de préstamos perjudicó mucho al jugador. Y a pesar de haber tenido buenos pasos por otros clubes, el nacido en San Pablo aún no pudo gozar de estabilidad en un mismo club y en una misma ciudad. Eso es lo que necesita, y es eso a lo que apuntará en el próximo mercado de pases que se avecina: buscar un club, más permanente, para su futuro. Ya no es el “Nuevo Kaká” pero buscará ser un nuevo Lucas Piazón.

Fuente: Mercatto Web.