Diego Forlán, Alcides Ghiggia, los intocables
Fuente: Plano Informativo

Los intocables son aquellos jugadores que -por sus grandes actuaciones individuales y sus sobresalientes contribuciones al equipo- han logrado grabar a fuego sus nombres en la mejor historia del planeta fútbol.

Si de rica historia hablamos, Uruguay es uno de esos países que acumula más páginas de gloria en el libro de las Copas del Mundo.

Los intocables propusieron un gran desafío: no es nada sencillo concluir cuáles fueron los cinco futbolistas más decisivos jugando con la Celeste en el pecho, en la máxima cita del balompié mundial.

Pedro Cea, el “Vasco” goleador

Cea, Uruguay, Selección, AUF
Fuente: AUF

Nacido el 1º de setiembre de 1900, fue pieza clave en las consagraciones de Uruguay en los JJ.OO. de París 1924 y Amsterdam 1928. En esos señeros triunfos de la Celeste, el “Vasco” aportó cinco goles, incluyendo uno en la final del ’24 ante Suiza.

En la primera Copa del Mundo disputada en 1930 en nuestro país, se transformó en el máximo artillero uruguayo con cinco anotaciones. Le convirtió uno a Rumania y fue insoportable para la defensa de Yugoslavia a la que le marcó otros tres. Además, puso el empate parcial ante Argentina en la gran final.

Obdulio Varela, “El Negro Jefe”

Obdulio, Uruguay, Selección, Varela
Fuente: AUF

Nació el 20 de setiembre de 1917 y el deporte lo depositó en un sitial de privilegio para el pueblo futbolero de este rincón del mundo. Su ascendencia sobre propios y extraños, su entrega generosa y su juego de garra y corazón, hicieron que se lo recuerde como el gran capitán de la casaca Celeste.

Campeón en 1950 y siendo vital en el inolvidable “Maracanazo”, no conoció de derrotas en sus experiencias mundialistas. Ante Inglaterra, en 1954 y convirtiendo un gol, se retiró con un récord de 6 triunfos y un empate.

LEA TAMBIÉN:  Champions: uruguayos que dicen presente

“Los de afuera son de palo”, legendaria frase con la que le marcó el rumbo y el destino a sus compañeros en la previa de la final ante Brasil. Seis palabras que se enquistaron en lo más profundo de la cultura y la sociedad uruguayas.

Alcides Ghiggia, “El Héroe de Maracaná”

Ghiggia, Uruguay, Selección, Maracanazo
Fuente: AUF

Llegó al mundo el 22 de diciembre de 1926 y la vida le reservó un rol protagónico en la más grande de las hazañas del fútbol mundial.

Con la Celeste disputó solamente 12 partidos y convirtió cuatro goles (todos en el Mundial de 1950, uno en cada partido de los que jugó).

Sin embargo, la última de esas conquistas sorprendió al mundo entero y valió la segunda Copa para Uruguay.

“Al Maracaná lo silenciaron tres personas: el papa, Frank Sinatra y yo.” Nada que agregar…

Diego Forlán, “El Alquimista”

Forlán, Diego, Uruguay, Selección, Los Intocables
Fuente: AUF

Los intocables no serían tales si no tuvieran entre ellos al único futbolista uruguayo que recibió el “Balón de Oro” como el mejor en una Copa del Mundo.

Lo consiguió “Cachavacha” en Sudáfrica 2010, con rendimientos superlativos y cinco goles en los que hizo gala de sus formidables habilidades técnicas.

El “10” nacido el 19 de mayo de 1979, le anotó dos a los “Bafana Bafana” y uno a Ghana, Holanda y Alemania. Con la derecha o con la izquierda, de tiro libre o de penal, Forlán abrió el libro y la “Jabulani” se rindió a sus pies.

Luis Suárez, “El Pistolero”

Suárez, Pistolero, Uruguay, Selección, Los Intocables
Fuente: AUF

Desde Salto para el mundo, el goleador histórico de la Selección de Uruguay nació el 24 de enero de 1987.

Al día de hoy, suma 58 goles en 111 encuentros disputados. Siete de esos tantos fueron en Copas del Mundo: uno a México y dos a Corea del Sur en 2010, otros dos a Inglaterra en 2014 y uno a Arabia Saudita y Rusia en 2018.

LEA TAMBIÉN:  Tabárez da su primera lista del año, con sorpresas

“El Pistolero” ha sido siempre personaje principal de Uruguay en los Mundiales en los que marcó presencia. En especial, con sus anotaciones decisivas y la mano ante Ghana en 2010 o los golazos llenos de morbo frente a Inglaterra en 2014.

Los intocables vinieron para quedarse en nuestra memoria, descolgando el cielo y recordándonos que hay algo que sigue vivo…