Lorenzo Melgarejo decide el derbi de Moscú

Lorenzo Melgarejo | Fuente: spartak.com

Siempre hay dos partidos en particular que todo futbolista quiere ganar: las finales y los clásicos de su respectivo equipo. Poder alzarse con un nuevo trofeo o llevarse el duelo ante el rival histórico es siempre una alegría anhelada para los aficionados.

Las rivalidades típicas de los diferentes países o ciudades llenan de aún más emoción los partidos de fútbol. Generalmente, en este tipo de encuentros no solo confluyen equipos de alto nivel de juego y poder deportivo sino también se mezclan factores extradeportivos.

PUBLICIDAD

Este es el caso de uno de los derbis más importantes del fútbol ruso: el Spartak de Moscú contra el Dinamo de Moscú. Con un marco plagado de cuestiones políticas y sociales, el derbi de la capital es uno de los partidos más intensos del país.

Antaño estos dos equipos se enfrentaban férreamente, creando rivalidad por su cercanía de sedes y por sus afiliaciones sociales. El Dinamo era reconocido por estar afiliado a la policía soviética, mientras que el Spartak se vanagloriaba de no tener ninguna relación con estas cuestiones.

Capítulo protagonizado por un latino

Los orígenes del derbi que se disputó este fin de semana lo hacen uno de los clásicos más antiguos de Rusia, algo que nutre su contexto. En esta oportunidad, la sangre latina estuvo presente en el encuentro y fue determinante para su resultado. El jugador en cuestión es el paraguayo Lorenzo Melgarejo.

Lorenzo Melgarejo | Fuente: spartak.com

Quien empezara como un extremo, se ha consolidado en Rusia como un jugador polifuncional y todoterreno. De hecho, la posición que más ha ocupado en los últimos juegos ha sido la de lateral izquierdo. Su ubicación en el campo es tan estratégica como una declaración de intenciones por parte de su entrenador, el italiano Massimo Carrera.

Así, la apuesta del Spartak ha dado resultados. El partido clásico ante el Dinamo Moscú terminó en victoria 2-1 con la participación estelar de Melgarejo. El paraguayo anotó el 2-0 y, por tanto, el gol que le dio la victoria a su equipo. Un cabezazo potente después de un tiro de esquina fue suficiente para que el paraguayo le entregara los tres puntos a su club y anotara su gol número 12 para el ‘equipo del pueblo’.