Lionel Messi, goles, eibar, Arturo vidal
Lionel Messi celebra un gol contra el Eibar | Getty Images

“A veces, pareciera que Messi juega a otro deporte” dijo Juan Pablo Varsky, el reconocido comentarista, cuando el 10 regateó cuatro veces en el área chica y anotó su cuarto gol de hoy contra el Eibar. Así terminó su recital que luego decoró Arthur para el 5-0 final. Lionel Messi tiene días en los que no tiene ningún sentido competir con él y el Barcelona, único privilegiado de ello a nivel de clubes, tuvo un respiro de buen fútbol para calmar su crisis institucional. El Camp Nou, que empezó la jornada con pañolada y silbada para el Presidente Bartomeu, acabó con aplausos para el capitán.

El Barcelona circula, Messi anota

Si bien la regla del último mes fue más bien al contrario, pues Messi era el que jugaba y sus compañeros los que marcaban, hoy los engranajes cambiaron de lugar. Los jugadores cada día entienden más lo que pide Quique Setién y, por lo menos en ofensiva, el equipo avasalla a su rival y genera ocasiones. Hoy hubo buenas actuaciones de Busquets, Rakitic, Arthur y Vidal. En defensa los laterales sufren, pero si el Barça no regala el balón y marca goles, puede sobrevivir.

El capitán se encargó del segundo requisito. Messi se inventó el primer gol al Eibar de la nada. Cogió un balón a los 14 minutos en media luna, hizo un caño a Arbilla en el espacio de una baldosa y definió colocado al palo derecho. Luego, en el minuto 37, cuando nada pasaba, recogió un gran pase del chileno Arturo Vidal y definió fuerte desde la izquierda, de nuevo al costado derecho. El tercero le llegó gracias la presión de su equipo. En el minuto 40, Rakitic recuperó en la banda derecha a la altura del área y le regaló el balón. Messi cedió a Griezmann que no definió bien, pero el rebote le quedó al argentino para anotar a placer.

Braithwaite, ¿mal fichaje?

La segunda parte fue un show de goles anulados (cuatro en todo el partido), fueras de juego y un Eibar con más corazón que fútbol. Entró Braithwaite, el fichaje polémico del Barcelona, y de sus pies nacieron dos goles más. El danés dio un pase de la muerte en el minuto 87 para que Messi bailara cumbia argentina en el área chica y marcara el gol de póker. Luego, tras una tapada del arquero Dmitrovic al delantero danés, Arthur encontró el balón. 5-0.