Liga de Balompié Mexicano: una mezcla de locura y necesidad

Muchas preguntas han surgido en la escena deportiva mexicana desde que, el pasado 29 de enero, la Asociación Nacional de Balompié Mexicano encabezada por su presidente, Víctor Montiel, confirmara oficialmente la creación de un nuevo campeonato: la Liga de Balompié Mexicano, un torneo no adscrito a la Federación Mexicana de Fútbol que se disputará en paralelo a la Liga MX y a la Liga de Ascenso MX, esta última tal vez conocida como Liga de Desarrollo a corto plazo.

Liga de Balompié Mexicano: un escaparate para el talento nacional

El fútbol profesional mexicano está regido por una regla conocida como ‘9/9'. Esta medida implica que cada equipo debe incluir en su convocatoria de 18 futbolistas a, al menos, el mismo número de jugadores nacionales que foráneos. Sin embargo, la mayoría de clubes integrantes de la Liga MX cuentan con más de nueve extranjeros, llegando a los 12 permitidos por la normativa. De este modo, el talento doméstico queda mermado ante la llegada masiva de forasteros.

En contraposición a la ‘9/9′ existe la '20/11' o Regla de Menores, que establece la cantidad mínima de minutos, 1000, que han de disputar por conjunto los futbolistas con una edad inferior a los 20 años y 11 meses. Esta orden posee un claro objetivo de potenciar la calidad juvenil, pero tiene trampa. Y es que también se contabilizan, según el reglamento, los minutos que dichos jugadores disputen con las selecciones inferiores.

Diego Lainez, América, México, Real Betis
Diego Lainez, jugador del Real Betis y ex-América, es una de las últimas perlas del fútbol mexicano | Fuente: goal.com

En resumen, el fútbol mexicano actual enfoca su visión más hacia fuera que hacia dentro del país,  y esto repercute en las posibilidades, escasas, que tienen los jugadores de México de profesionalizarse. O dicho con otras palabras, el asiduo aterrizaje de extranjeros en la Liga MX obstaculiza la progresión de los talentos nacionales, y muchos de ellos terminan emigrando a otros países vecinos. O en el mejor de los casos a divisiones inferiores de grandes ligas europeas. Otros, con menor fuerza de voluntad, abandonan definitivamente la práctica del fútbol.

Obviamente, esta conclusión no subyace únicamente de fundamentos deportivo-organizacionales. También tiene su razón de ser en el caciquismo instaurado en muchas de las entidades promotoras encargadas de representar a los jugadores y velar por sus intereses. Pero este asunto, controversial y perpetuo a partes iguales, mejor abordarlo con calma en otra ocasión.

Y es aquí donde aparece la figura de la Asociación Nacional del Balompié Mexicano y su campeonato en ciernes, la Liga de Balompié Mexicano. «Nos dimos cuenta de la cantidad de talento mexicano que se iba quedando por el camino. Futbolistas que, al llegar a la parte más angosta del embudo, empezaban a encontrarse con los obstáculos propios del profesionalismo y no podían continuar con su trayectoria deportiva en México», apunta a este medio Javier González Levy, director de Difusión y Medios de la entidad.

El dirigente define a la cúpula de la ANBM como «un grupo de personas decisivas, valientes, profesionales y con un gran toque de locura que trabajan para construir un proyecto de una magnitud inmensa».

Liga de Balompié Mexicano
La presentación oficial de la Liga de Balompié Mexicano tuvo lugar el 29 de enero | Fuente: somosbalompie.com

Sobre las medidas que va a adoptar la Liga de Balompié Mexicano para salvaguardar la calidad nacional, Levy informa que «de los 22 jugadores que podrá inscribir cada equipo, solo cinco serán extranjeros, de los cuales únicamente tres coincidirán sobre el terreno de juego».

Asimismo, el periodista recuerda que «el campeonato, obviamente, también está dirigido a árbitros y entrenadores desocupados, inversionistas, promotores, medios de comunicación, aficiones y regiones que no han tenido fútbol de Primera División en México«.

¿Cuándo tiene previsto iniciarse este nuevo torneo?

La Liga de Balompié Mexicano y la asociación a la que se adscribe, la ANBM, habían planeado un inicio de las competiciones el 18 de septiembre, fecha que podría retrasarse con motivo de la actual emergencia sanitaria derivada del coronavirus. «Las medidas adoptadas a nivel nacional para combatir la pandemia han supuesto un parón en la confección de planteles y también en la remodelación de los estadios, dado que se ha detenido la construcción no esencial en todo el país», manifiesta Levy.

Que las infraestructuras deportivas de cada equipo estén en situaciones óptimas antes del comienzo del torneo será fundamental para cumplir con los plazos establecidos: «Es cierto que hay estadios que necesitan de una gran inversión para ponerse a punto, pero tenemos otros prácticamente listos para operar, como el de Ensenada o el de Naucalpan«, esboza el dirigente haciendo referencia al feudo de dos de los equipos confirmados, Atlético Ensenada FC e Industriales de Naucalpan FC, que junto a Chapulineros de Oaxaca y Jaguares de Jalisco conforman la lista de conjuntos oficializados hasta el momento.

Atlético Ensenada, Liga de Balompié Mexicano
Escudo oficial del Atlético Ensenada FC, club integrante de la Liga de Balompié Mexicano | Fuente: Twitter

Equipos participantes

A los cuatro clubes ratificados se unen, aún en trámites de aceptación, Neza, Acapulco, Saltillo, Zaragoza, Tabasco, Atlético Veracruz, Durango, Faisanes de Yucatán, Real San José, Irapuato, Chapala, Acolman, Hidalgo, Obregón y Córdoba. Asimismo, el Altamira FC ha sido el último en solicitar formalmente su ingreso en la Liga de Balompié Mexicano.

«Nuestro campeonato contempla tres categorías: primera, segunda y tercera división. La primera tiene un cupo de 20 equipos, igual que la segunda. Para la tercera hemos recibido decenas de solicitudes, por lo que estamos analizando hacer varios torneos regionales y luego organizar una fase final para establecer los campeones, ascensos y descensos«, ha declarado González Levy.

Una lista de 95 nombres reconocidos en México

«El perfil de futbolistas que van a integrar inicialmente la Liga de Balompié Mexicano es el de jugadores con experiencia, en su mayoría contrastados en el fútbol nacional y varios campeones internacionales con la Selección«, confirma el Director de Difusión y Medios, añadiendo que «tenemos varios nombres de la generación que salió victoriosa en el Sub-17 de Perú en 2005, campeones del mundo Sub-17 de 2011 y oros olímpicos en Londres 2012». Según fuentes cercanas a Balón Latino, uno de los que podría unirse a esta nueva aventura sería Jorge ‘Chatón' Enríquez, actualmente en el Salamanca CF de España.

Selección mexicana, Perú, 2005, Mundial
La selección mexicana conquistó el Mundial Sub-17 de Perú, en 2005 | Fuente: as.com

Asimismo, también se repatriarán jugadores que «han dejado de figurar en los últimos meses en la principales ligas de México. Algunos de ellos se encuentran jugando en divisiones inferiores de Europa y otros han emigrado hacia Centroamérica». Aunque, algo que ya tienen en cuenta, asegura Levy, es «construir nuestras propias fuerzas básicas para nutrir el campeonato de forma autosuficiente».

Relación con la FMF y la Liga MX: ¿amor u odio?

En las últimas horas, ha trascendido en diferentes medios «un posible boicot» de los dirigentes de la Liga MX hacia todas las personas o entidades que tengan relación con la Liga de Balompié Mexicano. Javier González Lévy, ante dichas afirmaciones que, cabe subrayar, no se han emitido todavía de manera oficial, se muestra tranquilo: «Nosotros no tenemos conocimiento oficial de ninguna acción formal en contra de cualquier parte de la estructura de nuestra liga. Por nuestra lado, nos gustaría tener un acercamiento y quién sabe si algún día intercambiar jugadores o incluso organizar partidos entre nuestros equipos».

Respecto a la FIFA y la Concacaf

La posibilidad de adscribir la Asociación Nacional de Balompié Mexicano a organismos internacionales como la FIFA o la Concacaf para González Levy es un asunto complejo: «Los estatutos de la FIFA indican que por cada país solamente puede haber una asociación afiliada. Por su parte, Concacaf puede ser algo más flexible, porque sabemos que respalda a los territorios de países europeos ubicados en Centroamérica, pero aun así es complicado».

Liga de Balompié Mexicano
Presentación de la Liga de Balompié Mexicano | Fuente: somosbalompie.com

ConIFA, una opción

No obstante, el director de Difusión y Medios de la Liga de Balompié Mexicano no descarta la posibilidad de adscribirse a ConIFA, la Confederación de Asociaciones Independientes de Fútbol. «Ahí es donde observamos una mayor posibilidad de participar porque se caracteriza por esto mismo, acoger a asociaciones de países que ya tienen representación FIFA pero que por asuntos políticos, sociales, culturales han optado por emprender un camino por su cuenta«.

Alianzas con Estados Unidos y Canadá

Ante la, a priori, imposibilidad de establecer vínculos con los equipos inscritos en la Liga MX o la Liga de Ascenso, los dirigentes de la ANBM han optado por ponerse en contacto con entidades de ligas independientes de Estados Unidos y Canadá. «Vamos a generar alianzas con diversos campeonatos de Norteamérica, para tener una especie de asociación de ligas independientes y celebrar partidos internacionales y con representativos de cada liga», ha mencionado González Levy sobre las perspectivas continentales del nuevo torneo.

Un modelo comercial sin precedentes en México

Uno de los aspectos más importantes para arrancar un proyecto de estas dimensiones es saber qué modelo de financiación va a implantar, pues los costos de comenzar un nuevo campeonato a nivel nacional son multimillonarios. «Nuestro modelo es similar al europeo», anticipa Levy, «los beneficios obtenidos de los derechos de transmisión -hay dos cadenas interesadas-, el nombre de la liga y los patrocinadores principales serán repartidos equitativamente entre todos los equipos, buscando apoyarles en los costos operativos y permitiendo que se centren sobre todo en la parcela deportiva».

Además, para evitar una posible inflación, la Liga de Balompié Mexicano establecerá inicialmente un límite mensual de 150.000 pesos a los salarios.