Leonardo Ponzio viajará al juicio del Zaragoza-Levante

Foto: La Nación.

Leonardo Ponzio, jugador y capitán de River Plate, deberá viajar a España para prestar declaración en un juicio que se llevará acabo el 3 de septiembre por el arreglo de un partido. ¿Que partido está bajo la lupa de la justicia? El Zaragoza-Levante que se disputó en la temporada 2010/11 de La Liga. Se sospecha que en la previa de aquel encuentro toda la plantilla del Zaragoza recibió dinero por parte del club, que luego fue entregado a los jugadores del Levante para que estos se dejasen ganar.

¿QUE PASÓ EN AQUEL PARTIDO Y CUAL ERA EL CONTEXTO?

Transitaba la última jornada de la La Liga 2010/11 y varios equipos se jugaban el descenso, entre ellos el Real Zaragoza, el Levante y el Deportivo La Coruña. Este último jugaba frente al Valencia en Riazor y los dos primeros jugaban entre si. La permanencia estaba en juego.

PUBLICIDAD

En un partido algo extraño, el Zaragoza, con Leonardo Ponzio en cancha y Nicolás Bertolo en el banco, se impuso por 2 a 1 como visitante al Levante con goles de Gabi -actual jugador del Al-Sadd- y de esta manera se selló el descenso a la Segunda División del Depor, que como local cayó 0-2 con Valencia. A partir de ahí, comenzó una serie de especulaciones y denuncias de amaño en el partido entre Zaragoza y Levante. La cuestión ya llegó a un estrado y es la primera vez que un caso deportivo de la Liga Española se define en instancias penales.

LAS DENUNCIAS

El Departamento de Integridad de la Liga de Fútbol Profesional denunció a la fiscalía lo que supuestamente había ocurrido. En la denuncia se acusaba al por entonces presidente del Zaragoza, Agapito Iglesias, de “girarle” dinero a los jugadores de su propio club. Luego, una vez sacado el dinero del banco, los jugadores del Zaragoza se lo habrían entregado a los jugadores del Levante -el pozo asciende a un millón de euros- para que estos “fueran para atrás”. 

Sorprendentemente, la mayoría de los jugadores del Levante declararon haber pasado unas vacaciones “normales” y en familia aquel verano, sin prácticamente tener que sacar dinero de sus cuentas del banco. Una pericia demostró la enorme diferencia de gasto que tuvieron estos jugadores entre el verano de 2010 y el de 2011, en el que la fiscal Isabel Rodríguez sospechaba -ya no está a cargo del caso- que cobraron el dinero negro que provenía del amaño. Por ejemplo, el ecuatoriano Felipe Caicedo, ahora en la Lazio, gastó poco más de 3.000 euros en 2011 y el año anterior había gastado 250.000 de la misma moneda. Algo no cuadraba.

La causa fue cerrada en 2017 pero, debido a un pedido de la Audiencia Provincial de Valencia, se ha vuelto a abrir. En conjunto con el pedido, Deportivo La Coruña pedirá una indemnización por lo sucedido.

Leonardo Ponzio, Levante, Zaragoza, La Liga
Foto: ABC.

¿QUIENES ESTAN INVOLUCRADOS?

En total son 42 los futbolistas que están acusados y que deberán prestar su declaración a partir del 3 de septiembre. Por el Zaragoza: Lanzaro, Doblas, Paulo da Silva, Jorge López, Ánder Herrera, Braulio Nóbrega, Leonardo Ponzio, Gabi, Diogo, Ivan Obradovic, Ikechukwu Uche, Adam Pinter, Javier Paredes, Leo Franco, Jiri Jarosik, Nicolás Bertolo, Said Boutahar y Ángel Lafita.

Por el Levante: Miguel Pallardó, Gustavo Munúa, Héctor Rodas, Rafael Jordá, Rubén Suárez, Xavi Torres, Christian Stuani, Wellington Alves, Jefferson Montero, Miguel Robusté, Javi Venta, Manuel Reina, Felipe Caicedo, Vicente Iborra, Xisco Muñoz, Sergio Ballesteros, Juanfran García y David Cerrajería.

Primero serán los futbolistas, luego desfilaran por los estrados el resto de las partes involucradas. Los presidentes de ambos clubes, los técnicos de cada equipo en aquel partido, el árbitro, Javier Tebas (presidente de La Liga), Quico Catalán (presidente del Levante), Fernando Roig Nogueroles (el director de la sucursal bancaria clave en la investigación), entre otros.

Gabi, Levante, Zaragoza
Gabi declarando en anteriores citaciones por la misma causa. Foto: EFE.

LAS CONDENAS

La decisión del fiscal fue pedir la misma pena para todos los implicados porque considera igual de grave el que intenta “comprar” como el que se deja sobornar: dos años de prisión (excarcelable) para cada jugador que estuvo presente en el partido y seis años de inhabilitación para todo lo relacionado con el fútbol. Además, las penas de los dirigentes implicados son más graves, porque también se los acusará de presunta falsedad en documentos mercantiles.

 

Se espera que para fines de noviembre o principios de diciembre se conozcan las sentencias para cada una de las partes involucradas.