León, Grupo Pachuca y su impulso al futbol femenil

León y Grupo Pachuca, y su impulso al futbol femenil
León y Grupo Pachuca, y su impulso al futbol femenil

El futbol femenino en México sigue creciendo poco a poco. Si bien no avanza a pasos agigantados, hay instituciones y clubes que continúan impulsando el desarrollo de las filiales femeniles. Tal es el caso del Club León y su dueño, Grupo Pachuca, que esta reafirmaron el compromiso que tienen con el equipo de mujeres.

A pesar de los momentos difíciles que se viven por la pandemia del coronavirus, tanto en México como en el resto del mundo, el pasado miércoles 23 de septiembre se colocó la primera piedra de La Esmeralda, complejo deportivo que atenderá las necesidades de todas y cada una de las categorías de la categoría leonés.

Se trata de un proyecto integral, con el que se pretende fortalecer el desarrollo de jugadores y jugadoras en diferentes ámbitos. Sin embargo, sí destaca que el complejo contará con un pabellón exclusivo para el equipo femenil, algo inusual en la Liga MX Femenil, donde algunos equipos ni siquiera juegan en el mismo estadio que los varones.

Equipos femeniles, sin espacios propios

Una asignatura pendiente para el futbol femenino en México es la disposición de espacios propios para las mujeres. En algunos casos como América, Cruz Azul y Pumas, tres de los más populares en México, ni siquiera pueden celebrar los partidos de la liga femenil en el estadio del primer equipo, asunto que sí ocurre con otros clubes.

En el caso de las Águilas, en el primer año era habitual que le programaran juegos en el Estadio Azteca. De hecho, en el Apertura 2017 (primer torneo de la Liga MX Femenil), promediaron 15 mil 864 asistentes cuando jugaron en el Coloso de Santa Úrsula. En cambio, cuando jugaron en Coapa el promedio de asistencia fue de mil 183 aficionados.

America Femenil Coapa
Por la presencia de Cruz Azul y el equipo varonil en el Estadio Azteca, las mujeres tienen que jugar sus partidos en Coapa

 

No obstante, la mudanza de Cruz Azul al Azteca a partir del Apertura 2018 afectó al equipo azulcrema femenino, que vio reducida la cantidad de juegos en el estadio. De igual manera se vieron perjudicadas las futbolistas cementeras, que pasaron de jugar en el Estadio Azul al Estadio 10 de diciembre en Ciudad Cooperativa Cruz Azul.

En el caso de las Celestes esto les ha permitido desarrollar mayor conexión con los inicios de la institución cementera y con la afición celeste. Sin embargo, no termina por mitigar la poca atención que, en ocasiones, le da la directiva de la Máquina al equipo de mujeres.

Finalmente, en el caso de Pumas, desde que inició la Liga MX Femenil solo en una ocasión las mujeres han jugado en el Estadio Universitario. Fue el 14 de marzo de este año que enfrentaron a Cruz Azul en CU, juego al que asistieron 22 mil 289 personas y que terminó con un empate sin goles.

Pumas Femenil CU
A la fecha, el equipo femenil de Pumas solo ha jugado un partido en CU

Sin embargo, el problema es que dicho juego se celebró como parte del Festival Tiempo de Mujeres 2020, y no precisamente por iniciativa del club. Mientras que se permitió que Cruz Azul y América jugaran en CU al inicio del Guard1anes 2020, por los trabajos que realizaban en el Estadio Azteca, al equipo femenil se le sigue cerrando las puertas.

La importancia de los espacios propios

La exportación de jugadoras a Europa, como Cecilia Santiago, Rubí Soto y Estefanía Fuentes, es un ejemplo claro del desarrollo que la Liga MX Femenil ha tenido. No obstante, el camino por recorrer todavía es largo y los clubes deberán tener paciencia para que su inversión dé frutos en el futuro.

Rubí Soto
La exportación de jugadoras es ejemplo de progreso en la Liga MX Femenil

La revista Forbes México documentó este mes el proceso que requiere la Liga MX Femenil para ser rentable. Los expertos consultados señalaron que el torneo femenino será sustentable entre 2025 y 2030. Esto solamente si se continúa con la inversión y los pasos que se han dado hasta el momento.

En ese sentido, la misma fuente enfatizó la importancia de profesionalizar los equipos femeniles, lo cual va más allá de la mejora salarial de jugadoras. La comercialización y los presupuestos independientes para la categoría femenina son dos pasos, entre otros, necesarios para potencializar la liga femenina.

Asimismo, se requiere una mayor profesionalización de jugadoras y la inversión, económica y estructural, en el desarrollo de fuerzas básicas. En este sentido, ambos aspectos se verían favorecidos con la disposición de un espacio exclusivo para las mujeres, donde puedan atenderse sus necesidades específicas.

Pachuca y León, ejemplos a seguir

Poco a poco, la mayor parte de los equipos en México han hecho sus esfuerzos por fortalecer a la contraparte femenil. Tigres, Rayadas, Pachuca, Chivas y América son algunos de los que desde un inicio le han dado su lugar a las mujeres. Dichos clubes se han esforzado por invertir en la conformación de equipos competitivos.

En el caso de los espacios, los clubes han intentado ceder los estadios del primer equipo para los juegos de la Liga MX Femenil, pero no es una constante. Un ejemplo es el caso del Atlas, aunque en han tenido partidos en el Estadio Jalisco, en el Guard1anes 2020 todos sus juegos serán en Estadio Alfredo Pistache Torres.

En ese sentido, Tuzas y León, propiedad de Grupo Pachuca, han puesto el ejemplo. Desde el primer torneo los dos clubes han hecho un esfuerzo para que sus juegos sean en el Estadio Hidalgo y Nou Camp, respectivamente. Además, son dos equipos que dispondrán de instalaciones de entrenamiento exclusivas para las mujeres.

Pabellón Malena Patiño
Las Tuzas inauguraron en mayo del 2018 sus propias instalaciones de entrenamiento

En mayor de 2018, Pachuca inauguró el Pabellón Malena Patiño, espacio exclusivo para el equipo femenil con cancha de entrenamiento de tecnología de primer nivel. Las hidalguenses, uno de los tres equipos que no han hecho cambios en la dirección técnica desde el torneo de Copa de la Liga MX Femenil, fueron las primeras en tener instalaciones deportivas femeninas para un equipo de futbol.

Dos años después, se puso la primera piedra de La Esmeralda. El complejo deportivo albergará la Casa Club y un campus de la Universidad de Futbol. Además, el proyecto contempla instalaciones para el desarrollo de cada uno de los equipos de la Fiera. En esto se incluye al equipo femenil, que será el segundo en México en tener instalaciones propias. Con ello, Grupo Pachuca confirma su compromiso con el impulso al futbol femenino.