Everton
Fuente: Everton

Cuando en la ventana de verano inglés se informaba la llegada de James Rodríguez al equipo azul de Liverpool, causaba un revuelo importante en todas las portadas de los matutinos deportivos. Es que la ilusión era muy grande, por lo cual la reacción de la parcialidad Toffee estaba en un punto de ebullición comprensible.

Siendo un poco más analíticos, sabíamos que el cafetero siempre pudo sobresalir en equipos donde Carlo Ancelotti fue el DT. Motivo más que alentador para esperar un buen desarrollo futbolístico. Claro está que la carta de gol de Everton siempre fue el brasileño Richarlison, que ya es una eminencia en el equipo. Todo indicaba así que ésta sociedad podía dar que hablar, lo que no se esperaba que genere tanto fútbol y tan rápido, como si ambos jugaran hace mucho tiempo juntos.

Richarlison: "Jugar al lado de James es un sueño cumplido" - AS.com
Fuente: Alex Livesey Getty Images

Una grata sorpresa fue el comienzo (y actualidad) que tuvo Dominic Calvert-Lewin en su papel goleador, ya suma siete tantos en siete encuentros. Otro motivo más para creer que Everton estaba para cosas grandes de una vez por todas.

Sin sus estrellas, el Everton sufre y mucho

Lo cierto es que el fútbol como la vida no todo es color de rosa, Richarlison se dejó llevar por su ímpetu y terminó expulsado ante Liverpool en el clásico de Merseyside, roja directa y tres fechas de suspensión. James Rodríguez con su fútbol y esa magistral zurda, desplegó juego, claridad y situaciones de gol por doquier, pero los dolores comenzaron, tal es así que estuvo en duda ante Southampton, pero que finalmente terminó siendo de la partida. Sin embargo, la actuación no fue la óptima, sumada a la mencionada ausencia del brasileño, también es correcto dejar en claro que la lesión de Coleman (su capitán) fue otro de los motivos que provocaron la baja en el rendimiento de los Toffees.

Richarlison y sus disculpas para Thiago: “Espero que no se haya lesionado, fue una fatalidad”
Fuente: AFP

Se acercaba el choque ante Newcastle y se confirmó lo que todos suponían, ausencia de James Rodríguez,Coleman por lesión, Richarlison y Digne por suspensión. Y la sorpresiva aparición de Robin Olsen en el arco, dejando en la banquillos nada más que a Jordan Pickford, toda una novedad en Everton.

El encuentro fué acaso el peor disputado por los Blues desde que comenzó la nueva temporada, uno de esos partidos en que el hincha medio de Everton no va a querer recordar bajo ninguna circunstancia. Un gol, pero pocas situaciones de riesgo. La falla claro está, fue la ausencia de los jugadores que más situaciones crean para su equipo, desde izquierda al centro, y del centro a izquierda, esos movimientos aceitados entre los sudamericanos que ya no están, por lo menos no estarán juntos hasta después de la fecha FIFA.

Imagen
Fuente: Newcastle

Se viene Manchester United y Carlo Ancelotti prende velas para que James Rodríguez se pueda recuperar, aunque la sociedad más rica de Everton tendrá que esperar