Keylor Navas y el arte de la no rendición

Keylor Navas, Real Madrid, Costa Rica, PSG, Ligue 1, Liga Santander
Fuente: El Espectador

El jugador costarricense Keylor Navas es hoy uno de los mejores arqueros que hay en el mundo. Actualmente se encuentra defendiendo los colores del Real Madrid, club al que siempre quiso pertenecer, era su sueño jugar en el merengue. Su trabajo, su rendimiento y su fe lo llevaron a donde está hoy en día. El camino por el que pasó hasta ponerse la remera del Real Madrid, lo repasamos a continuación.

Keylor comenzó su carrera como profesional en el año 2005 en las filas del Saprissa de Costa Rica. En el club Tico permaneció durante cinco temporadas, en las cuales cosechó un total de seis ligas nacionales y una Copa de Campeones de la Concacaf. En el Saprissa jugó un total de 91 partidos y le marcaron 81 goles. Su rendimiento lo llevó a España para jugar, a partir del 2010, en el Albacete de la Segunda División.

Fuente: goal.com

En Albacete, el Tico estaría solo un año debido a que el club perdió la categoría y bajo a la Segunda División B española. Ante esa circunstancia Navas, con tan solo 36 partidos jugados, se fue a préstamo por un año al Levante UD de la Primera División. En el año que estuvo a préstamo, Keylor no vio mucha acción ya que solo disputó 6 encuentros en toda la temporada, siendo tapado por el uruguayo Gustavo Munúa. Sin embargo, los pocos cotejos que tuvo supo aprovecharlos y demostrar su nivel, lo que hizo que el Levante UD lo fichase por 200 mil euros.

Fuente: Marca.com

En su segunda temporada con el equipo blaugrana, tuvo más rodaje atajando en Copa del Rey y alternando algunos partidos en la Liga Santander con Munúa. En total alcanzó jugar 25 encuentros en donde recibió 22 tantos. Ya en la temporada 2013/2014, con la ida del arquero uruguayo, Navas sería titular e inamovible, gracias a su gran nivel futbolístico. Justamente su juego, durante esa temporada, lo catapultó para ser elegido como el Mejor portero de la Liga 2013/2014, ganándole a Thibaut Courtois por entonces portero del Atlético de Madrid. Curiosamente hoy comparten vestuario en el Real Madrid.

Todo ello, más su excelente papel en el Mundial de Brasil 2014, donde fue clave para que la Selección de Costa Rica llegase a Cuartos de final por primera vez, hizo que por 10 millones de euros se convirtiera en nuevo jugador del Real Madrid. Tras mucho esfuerzo, trabajo, fe y perseverancia, a los 27 años Keylor Navas cumplía su sueño.

Fuente: El Español

Como le ocurrió en su primera temporada en el Levante UD, el Tico vio poca acción en su primer año en el Real Madrid. Solo disputó 11 partidos y le anotaron 8 goles. Luego, con la llegada de Rafael Benítez y una fallida ida al Manchester United, se convertiría en el primer golero del Madrid y desde ese entonces hasta el momento, él fue quien defendió el arco de la Casa Blanca. Lleva jugados 141 partidos, en los cuales recibió 138 goles. Con el Merengue, cosechó tres Champions League, una Liga Santander y tres Mundial de Clubes. 

Aun así, no siempre fueron buenos los momentos que vivió el costarricense en el club blanco. Por varios mercados de pases el Presidente Florentino Pérez intentó fichar arqueros jóvenes y de buen nivel: De Gea, Kepa, Donnaruma, Oblak, etc. Sin embargo, siempre Navas demostró dentro de la cancha que no hacía falta otro arquero, o que si viniese otro portero, él iba a dar siempre pelea porque estaba viviendo lo que siempre soñó. Ahora, con la llegada de Thibaut Courtois, el nuevo entrenador del equipo Julen Lopetegui no la tiene fácil para elegir al guardameta de su equipo.

Fuente: Historias de Fútbol

Navas es un símbolo de la Selección de su país, que lo logró a base de buenos rendimientos y dejando todo por los colores de su querida Costa Rica. Debutó en la absoluta en el año 2008 y desde ese año, lleva 84 cotejos disputados y le convirtieron 58 goles. Disputó los mundiales 2014 y 2018.

No es seguro cuál será la situación en la portería del Real Madrid esta temporada, pero nadie duda que Keylor peleará su puesto y, en definitiva, su sueño.