Juanpi y Rosales, futuro incierto en La Rosaleda

Añor ha sido un poco irregular y no cuenta por completo dentro de los planes de Muñiz

Los malagueños le buscan un club a los dos criollos restantes en sus filas, Roberto Rosales y Juanpi Añor no tienen un futuro asegurado en el blanquiazul. El descenso hizo que muchos jugadores se hicieran ‘desechables o inviables’ para las aspiraciones del director técnico Juan Ramón Muñiz.

Los venezolanos en el Málaga CF han tenido una pretemporada muy regular en cuanto a minutos jugados con el club de La Rosaleda, los recién descendidos a la segunda división de España buscarán a toda costa el ascenso rápido a la Liga, intentando incursionar el menor tiempo posible en la categoría de plata del fútbol ibérico, donde no estaban desde hace más de 10 años.

Juan Pablo Añor, de apenas 24 años de edad, ha tenido diferentes clubes interesados en sus servicios, pero ninguno ha presentado una oferta formal por el portador del dorsal ‘10’ en la pasada campaña terrible del Málaga.

Añor cuenta con una de las cláusulas más elevadas del equipo, y su contrato termina en junio del 2021, por lo que se le deberá buscar una venta rápida, para evitar que el criollo sea suplente por un tiempo más en el equipo.

Por su parte, Roberto Rosales ha tenido rumores de marcha al Real Betis (que jugará Europa League), pero hasta el momento no ha pasado a mayores acciones contractuales para el lateral derecho y referente de la pasada temporada.

Cabe destacar que ‘Robertico’ portó en varias oportunidades la banda de capitán de los de La Rosaleda y cuenta para el técnico Muñiz, pero para su futuro y una posible nueva convocatoria de la ‘Vinotinto’, su salida a un nuevo equipo de primera división con una venta sería lo mejor para ambas partes.

Para cerrar la lista de venezolanos en este club, Mikel Villanueva y Adalberto Peñaranda han cerrado su ciclo con el blanquiazul. El primero, defensor central y lateral, se marchó cedido al Reus de la misma categoría, mientras que el joven volante y delantero terminó su préstamo, y en el Watford (dueño de su ficha) tendrá que buscar nuevas oportunidades para reencontrarse.