Jorge Enríquez, del oro olímpico al fútbol chipriota

A principios del mes de julio se oficializó el traspaso del mexicano Jorge El Chatón Enríquez al Omonia Nicosia, club que participa en la primera división de Chipre y que se ha hecho acreedor de 20 campeonatos de liga, 14 copas nacionales y 16 supercopas; de igual forma, el Omonia fue declarado, por la Asociación de Fútbol de Chipre, como el mejor equipo chipriota del Siglo XX.

El club que defenderá el centrocampista latinoamericano es el segundo máximo ganador del torneo local (solo por debajo del APOEL, equipo en el que participó el arquero mexicano Raúl Gudiño), no obstante, su último campeonato de liga fue hace ocho años. Dado esto, y con la intención de regresar a la cima del fútbol chipriota, el club que viste de verde y blanco se hizo de los servicios del surgido de las Chivas de Guadalajara.

Ahora bien, ¿quién es Jorge Enríquez?, ¿a qué se debe el cambio tan exótico que realizó de jugar en México a Chipre? El Chatón, como se le apodó en tierras jaliscienses, debutó en el Torneo Bicentenario 2010 de la mano del entrenador José Luis Real, quien confió en él para ser el mandamás de la media de ‘El Rebaño Sagrado’ no solo en el torneo nacional, sino también en la Copa Libertadores, en donde se consagraron subcampeones. A partir de dicho momento, Enríquez se fue abriendo camino en el fútbol mexicano; empero, su verdadero tope llegó en la selección mexicana con límite de edad.

México, con El Chatón como capitán, ganó el Campeonato Sub-20 de la CONCACAF en 2011; además de este logro, también guió al tricolor a quedarse con el tercer lugar del Mundial Sub-20 del mismo año -también como capitán del equipo-. Por si fuera poco, en dicha competencia obtuvo un premio individual al recibir el Balón de Bronce, que lo colocó como el tercer mejor jugador de la justa.

Adicionalmente, y después de haber conquistado el trofeo Esperanzas de Toulon, Jorge Enríquez, en compañía de una generación dorada mexicana, logró el Oro en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 al vencer en la final a Brasil con un marcador de 2-1. El nacido en Baja California no solo fue titular en cuatro de los seis partidos disputados, sino que fue uno de los mejores jugadores de la competencia y, además, metió un gol de cabeza en los Cuartos de Final frente a Senegal.

Después de las grandes hazañas conseguidas por el mediocentro mexicano, su carrera, de a poco, vino a la baja. Después de cursar cinco años en la primera división mexicana con las Chivas y haber conseguido una Copa Mx, en diciembre de 2015 salió en préstamo al Club León, en donde no tuvo mayor protagonismo. Seis meses después salio cedido al Deportivo Tepic, club que, en ese entonces, jugaba en la segunda división de México.

El 2017 fue la última oportunidad para El Chatón en el máximo circuito nacional, pues tanto el Santos como el Club Puebla volvieron a confiar en el medallista de oro; sin embargo, el jugador de 27 años nunca pudo encontrar el fútbol que lo había llevado a ser tercer lugar en una justa mundialista.

Así llega Jorge Enríquez al Omonia Nicosia. Si bien su pasado reciente no es alentador, el emigrar a Europa es un sueño cumplido y será un nuevo en giro en su carrera que, dependiendo de su funcionamiento dentro del terreno, puede regresarlo a la élite nacional o llevarlo al olvido total. Su debut en el conjunto chipriota, al menos en los dos primeros partidos jugados, se vislumbra prometedor.