Toda aquella persona que analice el fútbol desde una mirada psicológica dirá que la mente de un jugador va cambiando al pasar los años. Y que, si en esos años de cambios no se rodea de la gente correspondiente, las cosas pueden acabar mal. Varios casos hay de jugadores que pintaban para cracks pero sus entornos y la “malas juntas” acabaron con sus carreras. Eso le pasó a Jhon Viáfara, exfutbolista colombiano de 41 años que está detenido y acusado por tráfico de drogas. Además, fue extraditado a los Estados Unidos en enero de este año por hechos relacionados al narcotráfico entre 2008 y 2018.

En marzo del 2019 fue arrestado en Cali durante una operación conjunta de la Policía Local y la Dirección Estadounidense de Drogas (DEA). Esto ocurrió porque una corte de Texas le acusó de formar parte el famoso cartel de drogas Clan del Golfo, además de producir estupefacientes y coordinar rutas para transportar cocaína hacia Centroamérica y Estados Unidos. Ante esto, Viáfara negó todos los cargos.

“Lo que me preocupa es la verdad. Voy a salir rápido, porque cuando tienes tu pecado vas con miedo. Yo voy tranquilo. Nadie puede decir o acusarme de algo que no he hecho. Si fuera narcotraficante me iría preocupado. Ahora solo me preocupa el bienestar de mis hijos. Si no trabajo, ellos no comen. Un narcotraficante tendría grandes riquezas, yo no… Desconozco la justicia norteamericana. Voy a ver de qué se me acusa, qué pruebas tienen», dijo el exfutbolista de 41 años al canal Win Sports +.

Fue el mejor futbolista de Sudamérica en 2004

Este pivote colombiano se formó en las inferiores del Deportivo Pasto y luego fichó por el América de Cali en 2000. Jugó un año y luego llegó a Once Caldas en 2002 para quedarse por tres años y tener su mejor momento futbolístico. Viáfara jugó 110 partidos y marcó nueve goles, uno de estos en la recordada final de la Copa Libertadores de 2004 cuando vencieron a Boca Juniors por penales tras empatar 1 a 1 en el partido de vuelta.

Jhon Viáfara, Once Caldas, Boca Juniors, Southampton, Porstmouth, Real Sociedad, Deportivo Cali, Deportivo Pasto, Copa Libertadores 2004, Estados Unidos, Narcotráfico
Viáfara en plena lucha por el balón con Tevéz. Fuente: Goal

Ese mismo año jugaron la Copa Intercontinental contra el Porto. El encuentro finalizó 0 a 0 y fueron a los penales, donde Jhon Viáfara marcó el suyo, pero el Once Caldas cayó por 8 a 7 desde los 12 pasos. Sin embargo, fue elegido como el mejor jugador del partido, al igual que había sido considerado el mejor de la cancha en la final de la Copa Libertadores. Todo esto, más su rendimiento con Colombia, le permitió ser elegido como el mejor jugador de Sudamérica en 2004.

El andar europeo de Jhon Viáfara

En 2005 emigró a Inglaterra para formar parte del Portsmouth, en donde disputó 14 partidos y marcó un gol. El pivote colombiano armó las valijas y se fue a España para jugar en la Real Sociedad en 2006, lugar donde no tuvo mucha participación. Solo jugó 11 encuentros y regresaría a Inglaterra para vestir los colores del Southampton entre 2006 y 2008. Allí dijo presente en 83 partidos con un saldo de siete goles y cinco asistencias, logrando un gran rendimiento.

Volvió una vez finalizado su contrato a Once Caldas y nunca más salió de su país natal. Sus siguientes clubes fueron La Equidad, Junior de Barranquilla, Deportivo Pereira, Independiente de Medellín, Deportivo Cali y Rionegro Águila, en donde se retiró en 2015. Tuvo un paso continuo de tres años en la Selección de Colombia entre 2004 y 2007, formando parte de los planteles que jugaron la Copa América en los respectivos años.

Jhon Viáfara, Once Caldas, Boca Juniors, Southampton, Porstmouth, Real Sociedad, Deportivo Cali, Deportivo Pasto, Copa Libertadores 2004, Estados Unidos, Narcotráfico
En su paso por el Portsmouth. Fuente: FA Barclays Premiership

Colgó los botines tras haber salido campeón de la Primera B con Deportivo Pasto, coronarse bicampeón con Once Caldas, ganar la Primera División con América de Cali y lograr la Superliga de Colombia con el Deportivo Cali en 2014. De manera internacional, salió subcampeón del mundo y campeón de América con el Once Caldas en 2004.