Javier Pinola y Núremberg, una historia de amor

Fuente El Intransigente

Javier Pinola es actualmente uno de los pilares de River Plate, pero en su momento fue un jugador fundamental en el Núremberg de Alemania. Tal fue su importancia y relevancia en el equipo que, cuando abandonó al club, lo conmemoraron colocándole su nombre a una tribuna del estadio.

Llegada al club

Llegó en calidad de cedido del Atlético de Madrid a mediados de 2005. Por ese entonces, Pinola era lateral izquierdo y tenía una gran proyección por la banda, por lo que por momentos o en algunos partidos, llegó a jugar de interior izquierdo.

Javier, a préstamo, defendió los colores del Núremberg por dos años, en donde marcó cuatro goles y brindó 11 asistencias en 65 partidos disputados. Su rendimiento enamoró a los hinchas y a los directivos, quienes desembolsaron más de un millón de euros por el pase del argentino tras la obtención de la Copa de Alemania.

Fuente rosarioplus.com

Rendimiento post-compra de la ficha

Primera temporada (07/08)

Fue el peor año para Javier Pinola. Su nivel bajó, la gente empezó a pensar que lo que había mostrado fue un rendimiento pasajero y el club se había apresurado en la compra. Lo cierto es que su rendimiento bajó al igual que el colectivo del equipo, pero lo que le hizo perder minutos y mostrar su calidad fue una fractura en la tibia que lo marginó por tres meses. Sus estadísticas en dicha temporada fueron un gol en 22 partidos. El equipo acabó descendiendo a segunda división.

Fuente Taringa

Año del reiento (08/09)

A partir de esta temporada su posición en el terreno de juego se fue centrado. Su nombre por partidos aparecía en la zaga central y otros por la banda izquierda de la zona defensiva del Núremberg. Su equipo había descendido a la segunda división del fútbol alemán y se preparó para volver lo más rápido a primera.

En el primer partido de temporada, Javier marcó su único gol y los hinchas volvieron a confiar en su juego. Al empezar a jugar de marcador central sus posibilidades de llegar al arco se achicaron, pero aun así brindó dos asistencias para sus compañeros.

En total disputó 37 cotejos y fue clave en los dos partidos de la reválida para lograr el ascenso a la Bundesliga.

Fuente Marca

Tercer año (09/10)

Fue la primera vez que no anotó goles ni brindó asistencias a sus compañeros. La parte izquierda de la zaga central comenzaba a ser suya. La capacidad de adaptación a su nueva posición fue rápida y al equipo le servía su solidez defensiva. El nivel colectivo del Núremberg no fue bueno, volvieron a caer en zona de descenso pero ganaron el partido por la promoción. En 36 encuentros dijo presente Pinola.

Fuente DW

Cuarto período (10/11)

El técnico volvió a confiar en su velocidad y proyección ofensiva y lo mandó al lateral izquierdo nuevamente. Javier no falló en su rendimiento y su nombre arrancó a ser un coro en las tribunas del Núremberg. Convirtió tres goles: Hamburgo, Stuttgart y SV 07 Elversberg fueron sus víctimas.

Su rendimiento volvió a levantar y su entrega contagió al equipo y lograron librarse de los puestos del descenso a final de temporada. En 32 juegos Pinola defendió la casaca roja y además de sus goles repartió dos asistencias.

Fuente lacapital.com.ar

Quinto año (11/12)

Lesiones. La palabra que describe la temporada de Javier Pinola. Primero rotura de fibra muscular y después de pubis. Estuvo fuera por 16 partidos a causa de sus lesiones. En total dijo presente en 19 juegos y alcanzó a dar un pase gol.

Sexta temporada (12/13)

Se fueron las lesiones por un año y el rendimiento de Pinola volvió a subir. Su profesionalismo para entrenar le hacía dar más que el 100% que su físico podía soportar. Terminaban los 90 minutos y él recién comenzaba a cansarse.

No solo su juego lo hizo ser querido por los aficionados sino la seriedad y profesionalidad con la que entrenaba y jugaba. Hoy sigue demostrando eso en River Plate. Pisó el verde en 29 oportunidades y asistió en dos goles a sus compañeros.

Fuente treslineas.com.ar

Séptimo ciclo (13/14)

Volvió a la zaga central y no sumó tantos minutos como esperaba. 21 juegos tuvieron la presencia de Pinola en cancha, en los cuales destacó por hacer de muralla en la zona defensiva del Núremberg. Sin embargo, su equipo descendió a final de temporada.

Último año (14/15)

Debe ser uno de los momentos más felices, tristes, emocionantes, inolvidables, entre otros calificativos, de la carrera del jugador argentino. Tras ocho largas temporadas con la camiseta del conjunto alemán, le tocaba decir adiós a un jugador que llegó como un jugador más y se iba como un emblema de la institución.

Dejó la vida hasta en la última pelota por los colores del Núremberg y, gracias a ello, colocaron el nombre de Javier Pinola a una tribuna del Stadion Nürnberg. Un gol y dos asistencias en 26 partidos fueron sus números en el año de su despedida.

Momento en el que se va y le dan la noticia de la tribuna con su nombre. Fuente TN