James Rodríguez coge protagonismo con Kovač

El Bayern Múnich ha empezado la temporada tal y como se espera que lo haga regularmente. Con la victoria de hoy, el conjunto de Kovac sumó su tercera victoria en la misma cantidad de partidos ligueros. Además, también ha ganado en los partidos de Copa y Supercopa. Hoy, en una muestra de superioridad y dominio, venció 3-1 al Leverkusen con gran influencia latina. Wendell y James Rodríguez se hicieron presentes en el marcador de un alarmante encuentro.

El partido comenzó con un gol de penal del brasileño Wendell. El juez del encuentro sentenció la pena máxima y la mandó a repetir después de que Neuer la detuviera. En segunda instancia, el pateador cambió y el lateral zurdo del Leverkusen la mandó a guardar. A pesar del buen comienzo, el partido se desarrolló como cualquier otro en el que el Bayern está presente. El dominio de los bávaros fue absoluto y la falta de respuestas de su rival prenden las alarmas.

Wendell | Fuente: Bayer Leverkusen

James: del banco para celebrar

Dentro de la supremacía del Bayern, James Rodríguez ingresó antes de terminar el primer tiempo por el lesionado Tolisso. El colombiano se ubicó a una altura media, teniendo gran libertad para pisar el área y la banda izquierda. Tuvo un encuentro correcto que coronó con un gol, aunque pudieron ser dos. Sobre el final del partido, con un 2-1 parcial, James empezó una jugada y la terminó de cabeza dentro del área. Esto marcó el 3-1 definitivo. Minutos después, el colombiano volvió a anotar de cabeza, pero el gol fue anulado por fuera de juego.

Cada día el colombiano toma más importancia en el equipo de Kovac. Mientras que Wendell y su equipo no logran salir de la mala racha, no han ganado ningún juego en liga. Además, lo visto en el juego deja la alarmante sensación de que será otro año de dominación muniquesa. El Leverkusen, uno de los llamados a pelear la supremacía, dejó una pobrísima imagen.