En los ya clásicos viernes de liguilla del fútbol femenil mexicano, se jugó el partido de ida del desenlace de este Apertura 2021, y como es la costumbre… montaron su propio espectáculo y dejaron una igualada en la final regia 5.0.

Rayadas y la fortuna se sonrieron

Desde el minuto dos María Sánchez tuvo la primera de peligro en una jugada donde gracias a su velocidad quedó frente a Alejandría Godínez, quien achicó y detuvo el tiro para sostener el arco rayado. Como respuesta las blanquiazules tuvieron un frente a frente de Mónica Monsiváis y Cecilia Santiago, quien contuvo un tiro centrado de la máxima goleadora de la historia del balompié mexicano. 

Y dado que el gol ya amenazaba con decir presente, fue en el minuto 11 cuando Diana Evangelista ganó un duelo individual por la banda derecha, mandó un centro raso que la arquera tigre no cortó y en la urgencia (dado que tenía a Monsiváis detrás) Cristina Ferral puso el 1-0 con gol en propia puerta.  Pero las actuales campeonas no se permitieron quedar en desventaja y al minuto 19 encontraron la igualada con tanto de Greta Espinoza, quien empujó a las redes el esférico, tras una jugada que venía precedida de un tiro de Stephany Mayor y una atajada de Godínez. 

Parecía que un empate sería el marcador al medio tiempo, pero un error en la comunicación entre portera y defensa felina cedió el 2-1 para ‘La Pandilla’. Santiago no despejó el centro, pues el balón lo desvió un cabezazo de Espinoza, que sin buscarlo, habilitó a Lizette Rodríguez (quien entró por la salida por golpe en la cabeza de Christina Burkenroad) que remató sobre la línea ya sin marca. 

 

Siempre Tigres… siempre Stephany Mayor

Las jugadas en los arcos disminuyeron de manera considerable, pero sí se insinuaron las áreas de Cecilia Santiago y Alejandría Godínez. Pero cuando Tigres asedia… ninguna defensa mexicana soporta el ataque. 

Rayadas fue presa de esa ley, pues perdió la ventaja en el minuto 70. Stephany Mayor le ganó la espalda a la zaga rayada, la última futbolista (Mariana Cadena) intentó detener a la delantera tigre, pero en el cuerpo a cuerpo terminó en el piso. Y cuando Godínez salió para achicarle el arco… la ariete bombeó el balón para poner el 2-2 en el ‘Gigante de Acero’.

La casa de Monterrey por momentos se convirtió en una sucursal felina por la constante presencia de la vista en ataque. Tigres siguió en su búsqueda de la ventaja, pero las Rayadas lograron estabilizar el juego y no sufrir en demasía ante las buenas incorporaciones de Jana Gutiérrez (por el lado derecho), quien entró por Natalia Villarreal desde el 59′.

El pitazo final llegó y este partido de ida dejó una igualada en la final regia. El reto para Rayadas es mayúsculo, pues la misión consiste en ir al Estadio Universitario a pegarle al que sin lugar a dudas es el mejor equipo de México. Y por su parte, Tigres tendrá la oportunidad de cerrar el año con otra fiesta en casa, con su gente y dejando bien en claro que el mejor equipo es de Nuevo León y viste de amarillo.