Gastón Brugman, el extranjero con más partidos del Pescara

Brugman festejando un gol con Pescara. Fuente: Pescara Oficial

Gastón Brugman, jugador uruguayo nacido en la tierra de Diego Godín, emigró desde joven sin debutar en la primera división del fútbol uruguayo. Con pasaje en juveniles de Peñarol, el jugador decidió probar suerte en el exterior recalando en el fútbol italiano.

Empezó en el equipo primavera de Empoli y posteriormente fue subido al primer equipo para disputar la Serie B con el conjunto azul, con ellos jugó 21 partidos y anotó dos goles.

La falta de continuidad le motivó a buscar otro club en el que pudiera ser protagonista y que le otorgara la chance de tener regularidad en el fútbol europeo. Además, el mediocampista ofensivo había sido seleccionado para jugar el Mundial Sub-17 con la selección uruguaya en el año 2009, quedando eliminada por la España de Isco por penales.

Brugman cambió el azul por el celeste yéndose al Pescara, donde encontró su lugar. Sin embargo, le costó ganarse el puesto siendo joven, y fue cedido en primera instancia al Grossetto por seis meses, con el que jugó 12 partidos.

Volvió al conjunto biancoazzurro donde logró ser fundamental en la campaña de Serie B perdiendo la final por el ascenso frente al Bologna. Curiosamente, en aquella oportunidad compartió cancha con el hoy jugador del Arsenal Lucas Torreira.

Tras no haber podido ascender se fue a préstamo al Palermo para debutar en Serie A. Con los sicilianos disputó 14 partidos donde no anotó pero el equipo mantuvo la categoría.

Desde su última cesión es una pieza indispensable para el conjunto del Delfín, acumulando hasta el día de hoy un total de 135 presencias y 16 goles; siendo el extranjero con más encuentros en la institución y el jugador en actividad con más partidos seguido por su compañero de equipo Francesco Zampano con 128.

LEA TAMBIÉN:  Los latinos rindieron en un martes de fútbol europeo

El jugador de 25 años es un volante mixto que puede jugar en cualquiera de las posiciones en la mitad de cancha, disputará su séptima temporada en el fútbol italiano intentando ascender a la máxima divisional.