El Galatasaray quiere volver a brillar en Europa. Fuente: Imperio Fútbol

Cuando hablamos de fútbol turco, uno de los primeros nombres que se nos viene a la cabeza es sin dudas el del Galatasaray. El equipo de Estambul es considerado históricamente como el mejor en la historia del país otomano, y su palmarés es prueba viviente de ello, pues es el máximo ganador de la Superliga, Copa y Supercopa de Turquía.

Sin embargo, ha quedado muy lejos aquel club que en el año 2000 se hizo con su única UEFA Europa League y posteriormente con la Supercopa de Europa, venciendo al Real Madrid de Vicente del Bosque. Claro que, el fútbol turco estuvo siempre por debajo de las cinco grandes ligas, pero ahora esta diferencia es considerablemente mayor. De todas formas, esto no es algo que haya perjudicado únicamente al Galatasaray, si no que ha sido la globalización la que en los últimos años ha acentuado la división del fútbol entre ‘grandes’ y ‘chicos’.

19 años después de ganar su último título internacional, el equipo turco, que cuenta con una de las aficiones más grandes de Europa, dio que hablar en el reciente mercado de fichajes. A juzgar por los nombres, ha construido un plantilla muy interesante, como hacía tiempo no se le veía. Lo mejor de todo esto es que ha gastado apenas 9.1 millones de euros (cifra que acabó recuperando con las ventas).

El fichaje estrella no ha sido otro que un latino. Radamel Falcao García, uno de los mejores delanteros de los últimos años, llegó gratis al equipo luego de una estancia con altibajos en el Mónaco. Si bien el colombiano ya no está en su mejor momento, le asegura al club un crecimiento a nivel mediático y sin dudas, otro nivel futbolístico.

LEA TAMBIÉN:  El Desportivo Nacional de Portugal ficha a Marcelo Freitas
Falcao desató la locura en Turquía. Fuente: Getty Images

 

UN MERCADO DE RECONSTRUCCIÓN

El ‘Tigre’ liderará a un equipo al que recientemente llegaron otros nombres que de seguro les sonarán. Steven N’Zonzi (campeón del mundo con Francia), Jean Michaël Seri (talentoso centrocampista en su momento vinculado al Barcelona) y Emre Mor (una promesa fallida que tendrá su oportunidad de reivindicarse) fueron las otras incorporaciones de lujo.

Los latinos Fernando Muslera, Marcao y Mariano han sido piezas fundamentales y continuarán en el equipo. Lo mismo sucede con el extremo argelino, Sofiane Feghouli, quien hasta la llegada de Falcao era el mejor jugador de los de Estambul. Por otro lado, ha regresado de su cesión Florin Andone, habilidoso delantero rumano que estuvo cedido en el Brighton la pasada campaña.

A decir verdad, el Galatasaray ha confeccionado una plantilla más que ilusionante y que, esperemos, pueda dar que hablar. Con esto me refiero principalmente al panorama europeo, donde deberá superar un grupo muy complicado si quiere brillar. Real Madrid y Paris Saint-Germain son huesos duros de roer, pero al tratarse de un caballo negro, la sorpresa estará siempre al acecho.