Fuente: @NacionalUy

Marty McFly y “El Doc” Emmett Brown viajaron en el tiempo a bordo de un DeLorean durante la inolvidable saga cinematográfica de Volver al Futuro, la que marcó -sin dudas- un punto de inflexión en la historia del séptimo arte. De igual forma, los fanáticos del fútbol uruguayo debemos embarcarnos para volver 30 años atrás y así encontrar la última consagración de un equipo oriental en torneos Conmebol. Aún faltaban nueve meses y tres días para la histórica caída del Muro de Berlín…

El último título CONMEBOL del fútbol uruguayo

Resultado de imagen para nacional campeon recopa sudamericana 1989
Fuente; @CndeFHistoria

El 6 de febrero de 1989, en el José Amalfitani de Liniers, Nacional –campeón de la Libertadores 1988- y Racing Club de Argentina –monarca de la Supercopa del mismo año- igualaban sin abrir el marcador. Ese empate, más la victoria 1 a 0 con gol de Daniel Fonseca conseguida en el Centenario, le valieron a los tricolores quedarse con la primera edición de la Recopa Sudamericana.

PUBLICIDAD

Aquella muy lejana noche del verano del ‘89, Hugo De León, capitán de los albos, levantaba el trofeo en la cancha de Vélez Sarsfield. En esa jornada, nadie supuso jamás que, en un lapso de 30 años, aquella sería la última vez de un futbolista oriental protagonizando el ritual de la gloria.

Cuando los dirigidos por Héctor “Pichón” Núñez daban la vuelta olímpica, ni el más pesimista de los uruguayos podía siquiera imaginar que durante las siguientes tres décadas no se volvería a repetir una consagración así.

Una realidad, muchas razones

Resultado de imagen para cristian oliva a cagliari
Fuente: Cagliari Calcio

Es de orden señalar que semejante sequía tiene causas múltiples y variadas.

Por un lado, la condición de exportador por excelencia de nuestro fútbol, justificada por la siempre angustiosa situación económica de los clubes que muy lejos está de ser la que se espera en instituciones profesionales.

Además, esa constante pérdida de los futbolistas más destacados no se ve reflejada en contrataciones de jerarquía que permitan equilibrar las fuerzas y asegurar la competitividad a nivel internacional.

¿Por qué hace tanto tiempo que el fútbol uruguayo no levanta una Copa Internacional?

Porque el flujo de ingresos brutos por transferencias se destina a cubrir los gastos presupuestales, reducir los pasivos y simplemente sobrevivir. A su vez, un fútbol históricamente bicéfalo, reducido -salvo excepciones- a una lucha entre Peñarol y Nacional, propicia que el nivel del torneo local sea descendido en comparación a la mayoría de las ligas del continente.

Tal situación se ve agravada, de manera especial, por la sangría de los mejores deportistas que emigran cada vez más jóvenes.

Resultado de imagen para fútbol uruguayo, Peñarol
Fuente: Gerardo Pérez

Influye también la llegada de jugadores de más de 30 años que están en el ocaso de sus carreras y de extranjeros que suelen sobresalir en el fútbol de entre casa pero que, a la hora de competir en el ámbito continental, se les dificulta marcar la diferencia.

La mirada a corto o mediano plazo no abre una perspectiva demasiado optimista en cuanto a que esta realidad pueda verse modificada.

Ocurre entonces que el chiquilín ya no es tan chiquilín (tiene 30 años o más) y, sin embargo, la sigue mirando de afuera como a esas cosas –las Copas- que nunca se alcanzan.