Entrevista a Roberto Gadea, una vida incomparable

Roberto Gadea Ayala nació un 2 de febrero de 1953 en la ciudad de Montevideo, Uruguay. Siendo jugador se desarrolló como defensa central en la liga uruguaya jugando para Central Español y Defensor Sporting, lo que le valió ser llamado a defender la camiseta de la selección celeste a muy corta edad. El resto de su carrera dentro de las canchas la hizo en México, donde fue campeón de liga con Tigres. Tuvo un breve paso por Estados Unidos. A la postre se retiró para convertirse en director técnico y director de deportes de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

En 2017 nuestro colaborador Alex Vargas le realizó una entrevista al ‘Profe Gadea’, cuando este dirigía al Club Atlético Allende de la Tercera División.

Entrevista a Roberto Gadea en 2017

Pregunta. ¿Cómo fue su llegada al fútbol mexicano?
Respuesta: Fue en marzo de 1976, por una insistencia de Claudio Lostanau. Cruz Azul también buscaba central, hablaron a Uruguay con el entrenador Ricardo de León y el me recomienda para que venga prácticamente vendido a Cruz Azul.

P. ¿Cómo termina jugando en Tigres?
R. Cuando llegué a México, el empresario que me traía, que era Osvaldo Páez, me comunicó que la gente del Univesitario de Nuevo León nos invitaba a Monterrey para ver si aceptabamos una oferta. Firmé contrato y a los 15 días ya estaba debutando con Tigres allá en León.

P. Sabemos de su gran carrera en Tigres y todo lo que consiguió como jugador, ¿cómo da el paso para ser director técnico?

R. Fué en el año 2000. El empresario Roberto de la Garza tenía la idea de tener un equipo de tercera división profesional con base en jugadores universitarios, se hizo una visoría y ahí es cuando nace Gavilanes.

P. ¿Cómo fue su experiencia dirigiendo a Gavilanes?
R. Fue un equipo completamente ganador, con récord de más de 37 partidos invictos; desafortunadamente después en liguilla no pudimos completar el objetivo, pero de ahí salieron jugadores a Primera División, como el caso de Aldo Denigris.

P. Ahora dirige al Atlético Allende en tercera división, cuéntenos:
R. Sí, regresé al fútbol profesional con otro equipo juvenil formado con jugadores de la Universidad, pero con otros directivos, ahora uno que fue jugador mío en Gavilanes, (Walter Gómez), pasa a ser Directivo de Atlético Allende.

P. ¿Cuál es su filosofía de trabajo como entrenador?
R. Cuando agarro un compromiso quiero hacerlo al máximo. Realmente no sabes cómo batallo para estar al pie del cañón con mis muchachos porque no me gusta dejarlos solos. Me gusta hablar de frente cuando las cosas están mal hechas, mi actividad profesional la tengo que cumplir al 100% y me tengo que sentir satisfecho de lo que hago porque es la única manera de que, al rendir cuentas, siempre salgan a favor. Se pueden tener diferencias, pero cómo se arreglan las cosas siempre en el fútbol: platicando y en la cancha.

P. Recapitulando su vida en México, ¿cuál es su sentimiento hacia este país?
R. Para mí México es una bendición, tengo tres hijos que adoro y dos nietos que México me dio. México me dio un hogar, una profesión, una forma de ser y cambió mi vida totalmente. México es mi casa.

AV: ¿Qué le dice a los aficionados que lo recuerdan y lo admiran?
RG: Dar las gracias a toda esa gente que está detrás de un público, detrás de un periódico, gente que te ve en la calle y que después de 30 años que jugamos todavía quieren sacarse fotos contigo. Eso no se paga con nada.

P. ¿Algún comentario que le gustaría agregar?
R. Yo no soy mexicano, tengo una residencia permanente y que posiblemente si me rascan tantito, van a encontrar la camiseta de Central Español, la camiseta de Defensor, lógicamente la de Peñarol, que esa sí la tengo tatuada, y la celeste de Uruguay. Pero no me quito el agradecimiento por Tigres, por Atlas, por el Chicago y lógicamente por Gavilanes y por el Atlético Allende. Son mis amores.