Gonzalo Galdame, Escuela de fútbol Argentina, Omán, Medio Oriente
Gonzalo Galdame con sus futbolistas. Fuente: Gonzalo Galdame

En Balón Latino hicimos el seguimiento de Brian Calabrese, el autor del primer gol argentino en la historia del fútbol de Omán. A raíz de eso, nos topamos con la historia de Gonzalo Galdame, un entrenador argentino en tierras omaníes con una escuelita de fútbol para niños y niñas. Nos comunicamos con Gonza, accedió sin problemas a una charla sobre su llegada allí, cómo es la vida en Omán, el trato con el extranjero y sobre la “Escuela de fútbol Argentina”. 

ENTREVISTA A GONZALO GALDAME, FUNDADOR DE LA ESCUELA DE FÚTBOL “ARGENTINA” EN OMÁN

P: ¿Cómo ven al extranjero? 

R: “El trato al extranjero es excelente, la verdad que son muy hospitalarios y respetuosos, están muy abiertos a recibir y convivir con extranjeros. Te tratan muy bien, la verdad que, en eso, son de primera”. 

P: ¿Cómo llegaron con tu esposa a Omán? 

R: “Con mi esposa, desde hace un tiempo largo, teníamos el sueño y el proyecto de vivir en Medio Oriente. Yo soy director técnico, tengo el título de ATFA, y por ese lado buscamos la oportunidad. Después de un largo proceso, conseguimos el contacto con una empresa norteamericana que es una consultora de deportes, donde nos pidieron muchos requisitos, pero gracias a Dios, se terminó dando. Hace poco habían abierto una oficina en Medio Oriente y la sede estaba en Omán, que era el lugar donde más gente necesitaban y nos vinimos para acá. La verdad que fue muy bueno, desde un primer momento, hubo trabajo”. 

Gonzalo Galdame, Escuela de fútbol Argentina, Omán, Medio Oriente
Gonzalo en su escuela con sus pupilos. Fuente: Gonzalo Galdame

P: “Escuela de fútbol Argentina”, ¿Cómo nace este proyecto? 

R: “Vi la oportunidad de la escuela de fútbol, donde no es un gran negocio, pero si funciona bien. Conseguí todos los permisos y pude abrir mi escuela de fútbol. Acá se maneja mucho la cuestión de la marca, está la escuela de la Juventus de Italia, del Arsenal de Inglaterra y saber que la marca pesa mucho, decidimos ir con los colores de Argentina. Costó en un principio, pero nos está yendo bien, lastima por el Covid-19 que nos trabó todo”. 

P: ¿Desde qué y hasta qué edad acuden niños y niñas a tu escuela de fútbol? 

R: “Tenemos niños de seis hasta 14 años por una cuestión de tiempo. Podría haber hecho hasta los 17 años, pero considero que luego de los 14, tienen que ir a las inferiores de un club para poder jugar profesionalmente al fútbol”. 

P: Vinculado a eso que mencionas del tema de la edad, ¿La escuela se vinculó con algún club? 

R: “Sí, tengo un acuerdo con Omán Club. Ellos no vienen a la escuelita a ver jugadores sino que ellos delegan en mi, como una especie de Veedor, la tarea de buscar algún jugador. Si yo veo que algunos de los chicos tienen condiciones, directamente me comunico con ellos y hacemos ese traspaso. Lo malo es que solo se fijan en chicos de 15 y 17 años porque no tienen divisiones inferiores y eso es muy triste de ver, por lo que buscan chicos grandes. Si son buenos, los tienen en el club. Hacen entrenar a los más jóvenes del plantel, lo que sería la Reserva y dos años después, los hacen jugar con ellos”.

“No tienen proyectos a largo plazo, por lo que sólo se interesan en los chicos de 14 años de la escuelita. El año pasado, llevé a un chico de 14 años con condiciones al club, pero no le gustó el trato que le dieron porque únicamente entrenan y no forman al jugador, por lo que terminó regresando a mi escuela. El acuerdo está, pero no le veo mucho futuro por esta razón”. 

P: En cuanto a la forma de vida, ¿es caro o barato vivir en Omán? ¿El sueldo alcanza? 

R: “El nivel de vida es bastante caro. Los servicios, alquileres, comida, es alto por lo que los salarios son acordes a esa situación. Sin embargo, no es fácil acceder a un trabajo con un sueldo que te cubra todo. En nuestro caso, gracias a Dios, estamos bien en ese sentido y con lo justo, esa es la realidad. Por ahí, si pasas los números que se manejan acá, a valores argentinos es una locura. Para darte un ejemplo, un salario de 2000 dólares mensuales en Argentina es mucho, pero hay que tener en cuenta que los ingresos son acordes a los gastos de vida, por lo que con esa plata acá, vivís con los justo”. 

Gonzalo Galdame, Escuela de fútbol Argentina, Omán, Medio Oriente
Fuente: Gonzalo Galdame

P: Una de las cuestiones que me gustaría indagar es el tema de la salud. ¿Es pública? ¿Es de buen nivel? 

R: “Es gratuita para los locales y de excelente nivel. Para los extranjeros, no existe la salud gratuita. Si vas a un hospital público, tienes que pagar lo mismo que en uno privado, por lo que tienes que tener obra social. Es muy buena, de muy buen nivel, pero es cara para el extranjero. Para que te des una idea, una obra social normal te sale lo mismo que una premium en Argentina”. 

P: ¿Cómo se manejan los medios de comunicación? En cuanto al COVID-19, ¿informan correctamente? 

R: “No conozco mucho sinceramente, pero no hay libertad de prensa. Los medios que hay son un chiste, ya que solo informan lo que es oficial y no se extienden para nada en la información. En los diarios on-line ves el título del artículo y cuando entras a leerlo, ponen todo sin detalles. Es muy poca la información que hay, no hay crítica, no hay planteos, sólo se comunica lo oficial. En cuanto al virus, observas la misma información en todos los medios porque colocan lo que dice el Sultanato. No se permite criticar al Gobierno, ni hablar sobre religión”. 

P: Casi 50 años bajo el Sultanato de Qaboos, y luego de nueve meses con el nuevo Sultán, ¿hubo algunos cambios? 

R: “No, la verdad que desde un principio, el nuevo Sultán dijo que iba a continuar con el mismo lineamiento del Sultán anterior. Sí hubo algunos cambios para mejor, por ejemplo, se renovó la cúpula ministerial del Gobierno. Muchos ministros mayores de 60 años, que estaban desde que entró el Sultán Qaboos, fueron reemplazados por más jóvenes, para seguir haciendo las cosas bien. Aún así, no cambió la forma de gobierno ni las leyes ni nada relacionado con eso. De momento, viene cumpliendo su palabra de no cambiar nada de lo que había hecho el Sultán. El pueblo tenía mucha incertidumbre, pensaban que se venía una crisis con guerra, pero no pasó nada de eso. La gente quiere al nuevo Sultán Haitham Ben Tariq y sigue todo bien, gracias a Dios”.