En Do Dragão bailan samba brasileña

Fuente: Getty Images

Siempre ha habido mucha samba y mucho ritmo en el Estadio Do Dragao. El Porto acostumbra a ser un trampolín de entrada a Europa para los sudamericanos y, sobre todo, para los brasileños. Allí llegan, se foguean y muchos acaban dando el salto a los más grandes equipos. James Rodríguez, Otamendi, Danilo, Falcao o Anderson, son los grandes nombres que han usado el Porto como puerta de entrada a Europa. Ahora cuentan en sus filas con 12 sudamericanos, 9 de los cuales brasileños.

Portería

En la portería hay dos inquilinos brasileños. El primero es Vaná Alves, de 27 años. Fichó por el equipo portugués la temporada pasada tras pasar por una larga lista de equipos en su Brasil natal. En Porto solo ha disputado un partido en dos años. Es evidente que debe hacer más para convencer al técnico.

El otro portero es Fabiano. Con 30 años recién cumplidos afronta su segundo año en su segunda etapa en Porto. Llegó del Olhaense, donde un año después se iría cedido. En los dragones ha disputado 67 partidos en total. Pese a jugar y ser titular, no convenció su rendimiento, por eso acabaron llegando Íker Casillas y José Sá para salvaguardar la portería del Do Dragao.

Defensa

En la defensa está, entre otros, Felipe. Afronta su tercera temporada vestido de blanquiazul. Ya se ha erigido como uno de los ídolos de la afición y uno de los capitanes. Su liderato en la defensa y en el vestuario es indiscutible.

Otro brasileño con el que cuenta el técnico del Porto, Sergio Conceiçao, es con Alex Telles. El italo-brasileño es probablemente el jugador más talentoso del equipo, junto con Héctor Herrera o Danilo Pereira. Tal ha sido su rendimiento que este verano ha sonado para reforzar al Real Madrid o al Manchester United.

El otro defensor brasileño que defenderá la casaca blanquiazul es Éder Militao. Recién fichado por el Porto, lateral derecho con mucho recorrido, a sus 20 años destacó en Sao Paolo. Veremos qué rendimiento tiene y cuántos minutos le da Conceiçao.

Felipe conduciendo un balón. Fuente: Sportskeeda

Mediocampo

El centro del campo está habitado por dos brasileños. El primero es Otávio, mediapunta ofensivo que jugará su cuarta temporada en el Porto. Internacional con las categorías inferiores de la canarinha, a sus 23 años afronta la temporada que le consagre en Europa y que le ayude a dar el salto a un grande del viejo continente.

En una situación parecida se encuentra Paulinho, otro mediapunta ofensivo de 24 años recién fichado del Portimonense que aspira a dar el rendimiento necesario para recalar también en cualquier potencia europea.

El último brasileño del Porto es Tiquinho Soares. Delantero centro de 27 años, su segunda temporada en Porto aspira a ser mejor si cabe que la anterior, con 52 partidos disputados entre todas las competiciones y 23 goles y 10 asistencias. Una muy buena temporada para el delantero que seguirá teniendo la siempre complicada competencia de Yacine Brahimi y Aboubakar.

En definitiva, la temporada que ya ha empezado en Portugal tendrá en Porto más samba brasileña que nunca. Debe verse qué rendimiento tienen los dragones en la segunda temporada del ambicioso proyecto de Sergio Conceiçao.