Fuente: Liverpool FC

Liverpool venció 5-0 a Llaneros de Guanaré y se aseguró su pase a la segunda ronda de la Copa Sudamericana con un global de 7-0. Los dirigidos por Román Cuello desplegaron un fútbol arrollador en el Estadio Luis Franzini y siguen pasando por un momento de ensueño en la temporada. Sumado a la Supercopa Uruguaya obtenida ante Nacional, esta clasificación sigue dando buenas sensaciones a los juveniles y a los experientes del conjunto ‘Negriazul. Uno de los más veteranos del plantel es Emiliano Alfaro, el hijo pródigo del ‘Negro de la Cuchilla’. Este tiene un sentido de pertenencia de esos que te erizan la piel, identificado al cien por ciento con el conjunto de Belvedere.

Imagen
Fuente: Liverpool FC

Volvió para cumplir su tercer ciclo en el club. No lo empezó de la mejor manera ya que llegó para el Torneo Intermedio recuperado, sin embargo antes de poder debutar, se rompió nuevamente el tendón de aquíles. Esto lo marginó desde julio de 2019 hasta enero de 2020.

Sus primeros minutos de su vuelta llegaron el 12 de febrero ante Llaneros de visita, disputando 31′. Después fue titular en los dos siguientes encuentros frente a Plaza Colonia y Deportivo Maldonado. Por último ayer ingresó a los 55′ y a los 90’+4 convirtió un gol gritado por el esfuerzo, las lesiones y todo lo sucedido en este tiempo. Fue bronca y alegría, euforia y satisfacción, se sacó la mufa de estar 486 días sin poder entonar el grito sagrado.

Liverpool goleó, gustó y su hijo prodigo volvió a sonreír dentro de un campo de juego y sobre todo con el elixir de todo delantero, el gol.

LEA TAMBIÉN:  Ezequiel Barco cumple 20 años, ¿llegará a estrella?

¿Cuándo fue la última vez que Emiliano Alfaro había anotado un gol?

Resultado de imagen de emiliano alfaro pune city gol
Fuente: Yahoo Deportes

Fue por la Indian Super League en el encuentro entre su ex equipo FC Pune City y Goa. Fue un 28 de octubre de 2018 cuando siendo este derrota por 4-2. Emiliano había marcado el segundo gol de su equipo y el 2-3 parcial. De ahí en más pasaron muchísimos partidos, sin embargo en minutos son pocos ya que en su mayoría no estuvo disponible por lesión. La sequía fue de 462 minutos, no son tantos aunque la espera fue larga fuera de los terrenos de juego producto de su grave infortunio.

Ante Llaneros iban 90’+4 y un centro a la olla en una pelota entreverada le quedó al oriundo de Treinta y Tres quien desde el área chica definió de zurda y le rompió el arco al guardameta para sellar la manita.