El West Ham de Pellegrini se hunde

Fuente: The Independent.

Pasan las fechas, pasan los fines de semana, pasan los días en Inglaterra y el West Ham no logra sumar de a tres. Los hammers atraviesan una racha completamente negativa. En estas primeras cuatro jornadas de Premier League no logró cosechar ningún punto. 4 derrotas y ninguna victoria posicionan al conjunto del ‘ingeniero’ Pellegrini en la última posición de la tabla.

Arrancó septiembre, pero el comienzo de un nuevo mes no trajo ninguna alegría para el conjunto de Londres. Por la cuarta jornada los hammers recibieron al Wolverhampton en el London Stadium con la imperiosa necesidad de ganar para empezar a acomodarse en la tabla. Eso no sucedió ya que los Wolves se impusieron por 1-0 con un gol del ex-Middlesbrough Adama Traoré en el tiempo de descuento. Un golpe de knock-out en el último minuto del partido dejó al conjunto de Pellegrini nuevamente con las manos vacías.

PUBLICIDAD
Traore celebra su gol. Fuente: Wolves Oficial.

Es difícil entender el porqué del bajo rendimiento del West Ham. Fue uno de los equipos que más dinero gastó en el último mercado de fichajes (100 millones de euros aproximadamente) y tiene uno de los mejores planteles, con jugadores de renombre como Jack Wilshere, el brasileño Felipe Anderson, Chicharito Hernandez y el capitán y sostén del equipo Marko Arnautovic. Pero parece ser que solo con los apellidos no alcanza. El equipo de Pellegrini está viviendo una crisis en el juego que se traslada desde la defensa hasta la delantera. En el partido ante Wolves se vieron errores defensivos que un equipo de la talla del West Ham no puede cometer. Pases simples y cortos que terminan en manos del rival, flojas recepciones en la salida y también malas decisiones a la hora de saltear líneas rivales o de jugársela a un compañero cercano.

Fuente: Wolves Oficial.

Luego, en el mediocampo, también se vislumbran piezas que no logran encajar. El doble pivote conformado por Jach Wilshere y Carlos “La Roca” Sánchez parece no estar dando garantías tanto en la elaboración del juego como en la fase defensiva. Los wolves aprovecharon mucho el juego que se generaba a sus espaldas producto de las desatenciones y los desacoples de los dos jugadores hammers. Por los costados tampoco Snodgrass y Antonio parecen encontrar sus mejores rendimientos. No logran desequilibrar ni ganar en el 1 vs 1. Y en la delantera Marko Arnautovic no está siendo abastecido como corresponde y eso se traduce en la carencia de gol del equipo (2 tantos en 4 partidos por Premier) sumado a que los relevos no están dejando buenas impresiones (Chicharito, Yarmolenko, Obiang, Lucas Perez, etc, no logran cambiarle la cara al equipo con sus ingresos).

A la larga lista de aspectos y sucesos negativos que aquejan a los irons hay que sumarle las lesiones de Manuel Lanzini, Winston Reid y Andy Carroll y los bajos rendimientos de jugadores titulares como Michail Antonio y Aaron Cresswell. Son varios los matices que llevaron al West Ham a esta situación: lesiones, rendimientos bajos, sistemas tácticos que no se acoplan al equipo, malas decisiones técnicas, entre otras cosas. Pero, al parecer del gran público, hay una frase que logra resumir la situación de los hummers: “muchos nombres, poco juego”.

El conjunto de Pellegrini necesita salir del fondo. Está obligado a levantar su nivel, empezar a cosechar victorias y lograr buenos rendimientos porque si no el fantasma del descenso comenzará a acechar.