River y Boca
Las promesas de las Inferiores se van con mucha facilidad. FUENTE: biei.com.ar

En cuestión de horas, quedó expuesto el único punto al que River y Boca no pueden vencer: la patria potestad. En menos de 24 horas, los dos clubes más importantes de Argentina perdieron a dos joyas de sus divisiones inferiores. Primero fue Tiago Geralnik, enganche del club millonario que a sus 16 años se fue al Villarreal de España. Al día siguiente, Santiago Ramos Mingo, defensor central de Boca Juniors, de 18, se fue al Barcelona B.

En ambos casos, los jugadores abandonaron las instituciones sin abonar un solo dólar (cobrarían algo en concepto de ‘formación’). Un hecho que, lamentablemente, ya se está haciendo muy común en el fútbol argentino. Los jugadores se niegan a firmar su primer contrato y utilizan la patria potestad para salir de cualquier equipo al viejo continente.

Durante el 2019, las dirigencias trataron de firmar el primer contrato sin conseguir éxito alguno. La labor de los representantes se torna fundamental para realizar las maniobras. Fabián Soldini lo es del chico de River y Fabián Ruocco lo es del de Boca. Ellos son los que demoran la firma hasta concretar la oferta del equipo europeo.

Santiago Ramos Mingo había sido ‘bajado’ a la Reserva en 2019 por este tema del contrato ya que los dirigentes sospechaban de la demora en la rúbrica. El defensor era una gran promesa del club que llegó a jugar un amistoso en el primer equipo.

En el caso de Tiago Geralnik, el representante y su entorno familiar, ya habían decidido irse del país por cuestiones de ‘inseguridad’. Por tal razón habían enviado una carta al club de Núñez avisando que tenían la intención de irse. El enganche sólo llegó a jugar un partido en la Reserva de River Plate.

LEA TAMBIÉN:  Superfinal de Libertadores: XI de jugadores que pasaron por Europa

En Argentina no es nuevo un caso de salida así, pero llama la atención que esté sucediendo en los dos equipos más poderosos del país. Si no es buena vidriera River o Boca, ¿qué puede pretender un juvenil de los demás clubes?

River y Boca vs. Patria Potestad

River y Boca
El hijo menor del Cholo Simeone se fue el año pasada al Atlético de la misma forma. FUENTE: @SC_ESPN

Sin dudas el tema es muy complejo y atraviesa varios factores. La realidad económica del país, las ventajas que ven los representantes, las promesas de mejora viviendo en otro país, son algunas de las razones que llevan a esto. Pero lo más interesante es que, hasta el momento, es una maniobra ‘legal’ de la cual está en tema la FIFA. L

La figura legal que utilizan los clubes europeos para llevarse a los jugadores es el artículo 264 del Código Civil, que prevé “legislar el derecho del padre de la familia a trasladar a su familia a otro país hasta que la edad de 18 años de sus hijos”. Esto permite dejar sin efecto cualquier contrato y firmar otro sin inconveniente. Y si el hijo es mayor de 18 años, el artículo 19 de Estatuto de Transferencias de Jugadores (RETJ) tiene la excepción de realizar la misma maniobra por razones ‘no relacionadas con el fútbol’.

Esto es lo que aducen los padres de las jóvenes promesas y la FIFA falla a su favor. Así se fueron los dos últimos casos, pero ya lo han hecho Matías Soulé y Benjamín Garré en Vélez, Giuliano Simeone en River o Leo Suárez en Boca, por citar algunos ejemplos. Contra esto no hay legislación que ampare a los clubes. Ya sean los más grandes, el ‘robo legal’ está permitido.

LEA TAMBIÉN:  La carrera de Fernando Gago, al detalle