El gesto de Fair Play de Bielsa que mandó a Leeds a play-offs

Marcelo Bielsa obligó a sus jugadores a dejarse marcar un gol que les impidió el ascenso directo. “No se lo regalamos, se lo devolvimos”, dijo el Loco.

En la temporada en la que estuvo en la mira de todos por el caso espionaje, el entrenador del Leeds puso sus valores por sobre el objetivo colectivo y dejó boquiabierto al mundo fútbol, sobre todo en Inglaterra.

Ya había ascendido Norwich. Sheffield United había sumado de a tres y obligaba a Los Blancos a ganar sus dos juegos para aspirar al ascenso directo. Sin embargo, el polémico empate ante Aston Villa obliga al equipo de Bielsa, líder durante la mayor parte del Championship, a luchar por un lugar en la Premier jugando play-offs.

EL GOL DE KLICH

(Fuente: Newshub)

Corrían 71 minutos de juego en Elland Road cuando Jonathan Kodjia, delantero de Los Villanos, fue a disputar un balón al centro del campo y quedó tendido en el suelo. Los jugadores de Leeds hicieron caso omiso a las señas de sus rivales y, tras una sucesión de toques, Mateusz Klich enganchó, entró al área y definió cruzado para abrir el marcador. Sin embargo, su gol fue festejado solo en las gradas, ya que en el césped generó discordia. Y en los banquillos también. Agarrones, insultos, gestos desafiantes de Terry a Bielsa y un clima turbulento (todo esto permitido por el árbitro, el único con la potestad de frenar las acciones) convirtieron un partido de fútbol en una encrucijada entre lo correcto y lo incorrecto, lo ético y lo no ético. Y ahí el Loco entendió que lo mejor (no para Leeds, sino para su persona) era devolver gentilezas.

EL GOL DE ADOMAH

(Fuente: Irish Mirror)

Tras los incidentes y la expulsión de Anwar El Ghazi (Villa), el rosarino indicaría a sus jugadores que, cuando se reanudaran las acciones, deberían dejarse marcar el empate. Eso no gustó a la afición ni a Pontus Jansson, central del equipo, que trató de impedir el avance de los visitantes pese a la orden de su entrenador. Finalmente, Albert Adomah convirtió el 1 a 1 y las peleas prosiguieron.

Con este resultado, Leeds quedó “condenado” a pelear por el tercer ascenso disputando los play-offs. Su rival sería Derby County, mientras que West Bromwich y Aston Villa jugarían el partido restante.