El ciclo azulgrana de Santiago Solari

Bien conocida es la estratosférica carrera de Santiago Hernán Solari, flamante entrenador del Real Madrid, como futbolista. Desde sus orígenes en Newell’s Old Boys de Rosario, hasta su explosión en el River Plate Tricampeón argentino y dueño de varios títulos internacionales. Pero esos no fueron los únicos clubes de Argentina que contaron con sus servicios.

Éxitos en Europa y vuelta a Argentina

River fue el que lo catapultó al fútbol europeo, tierra de oro en la que hizo una carrera de lujo pasando por Atlético de Madrid; integrando el propio Real Madrid de “Los Galácticos”; y cerrando su viaje en el Inter de Milán, siempre con títulos importantes en el bolso. En 2008, una vez finalizado el contrato de tres años que vinculaba al Indiecito con el neroazurro, el volante creativo recibió una oferta de San Lorenzo de Almagro en su país natal. El conjunto azulgrana conducido por Miguel Angel Russo hizo el esfuerzo económico y consiguió incorporar a un Solari que a los 31 años decidió tomar una decisión fuerte para cualquier futbolista que triunfa en el viejo continente: volver al picante fútbol latinoamericano.

Estancia en San Lorenzo

El desafío resultaba atractivo. San Lorenzo invirtió en refuerzos para pelear el Torneo Apertura 2008 y lo hizo de gran forma, obteniendo una enorme cantidad de triunfos y llevándose elogios del ambiente por lo dominante del juego propuesto por el plantel dirigido por Russo. El rosarino arribó al Ciclón con la competición en marcha y una vez que adquirió el ritmo físico deseado por el cuerpo técnico, empezó a mostrar que seguía vigente, y que su fútbol -que le valió elogios por todo Europa- seguía intacto.

Con un trato colectivo del balón envidiable, San Lorenzo consiguió una ventaja de ocho puntos por delante de sus perseguidores, pero las lesiones de varias piezas claves del plantel acortaron la brecha y el campeonato se definió mediante un triangular entre el equipo de Boedo, Tigre y Boca Juniors. En la definición, la merma futbolística y física del grupo de jugadores de San Lorenzo dejó sin premio al club y a Solari, que en el encuentro con Boca convirtió un tanto con su pierna inhábil, pero no fue suficiente para evitar el triunfo del Xeneize y su posterior consagración.

Fuente: El Gráfico

Más tarde, la eliminación sufrida por San Lorenzo en la primera fase de la Copa Libertadores 2009, el otro objetivo propuesto por la directiva azulgrana, generó violencia y enorme descontento en un grupo de hinchas del Ciclón que terminó por recibir al plantel en el aeropuerto de Ezeiza con agresiones. Ese momento representó un quiebre irreparable en la relación de Santiago con el fútbol argentino, al menos como jugador. Eso no podía volver a sucederle.

Coincidió con el Cholo

Los últimos meses de Santiago Solari en su paso por San Lorenzo de Almagro -su experiencia final en un club de Argentina- lo unieron con el actual entrenador de su rival en Madrid, Diego Simeone. El Cholo llegó en abril del 2009, tras la partida de Miguel Ángel Russo, para hacerse cargo del plantel profesional y contó con los servicios del ex-River, que rondaba los seis meses finales de su contrato. El DT del colchonero recuerda gratamente ese período y asegura que, entre quienes hoy son rivales de la ciudad, hubo una gran relación y aún le guarda mucho afecto.

El Indiecito disputó 28 partidos con la camiseta de San Lorenzo de Almagro, convirtió 4 goles, dejó un gran recuerdo en su gente y, pese al mal momento que vivió en aquel aeropuerto, el nuevo entrenador del Real Madrid se fue conforme con su experiencia a probar suerte en el Atlante mexicano.