El Atlético venció al Liverpool en un partido histórico. Fuente: @Atleti

La magia de la UEFA Champions League volvió a decir presente. Tras las históricas clasificaciones de Atalanta y Leipzig en el día de ayer, la vuelta de los octavos de final continuó su curso este miércoles. Mientras el PSG le remontó al Borussia Dortmund en el Parque de los Príncipes, el Atlético Madrid del Cholo Simeone hizo lo propio frente al Liverpool en un partido que quedará guardado por mucho tiempo en nuestras memorias. Los Colchoneros se llevaron la victoria por 3-2 en la prórroga y dejaron fuera al vigente campeón de Europa.

Aunque el conjunto madrileño había ganado por la mínima diferencia en el Wanda Metropolitano, sabía que le esperaba un partido muy duro frente a un Liverpool que, si bien vive el peor momento de su histórica temporada, jugaría en el templo de Anfield. Ninguno de los entrenadores se quiso guardar nada y, al margen de las lesiones, enviaron al campo a sus onces de gala. La baja más sensible fue para el Liverpool, que no pudo contar con Alisson por lesión y debió apostar por Adrián San Miguel.

LOS 90′ NO ALCANZARON PESE AL DOMINIO RED

El trámite del encuentro respetó el guion estipulado, al menos hasta la prórroga. Los Reds se adueñaron rápidamente de la pelota y el partido comenzó a jugarse desde los primeros minutos en la mitad de campo del Atlético que, fiel a su estilo, se cerraba atrás y presionaba para forzar el error del rival. Poco y nada podían hacer los de Simeone en ataque, pues los pelotazos largos no servían para casi nada frente a un Liverpool muy bien posicionado en todas sus líneas.

Liderados por un impecable Mohamed Salah, los Reds generaban cada vez más oportunidades en el arco rival y hacían trabajar mucho a Oblak, que gracias a sus sensacionales paradas acabaría siendo una de las figuras del encuentro. A dos minutos del cierre de la primera parte, el conjunto local logró ponerse en ventaja. Un centro de Oxlade-Chamberlain encontró la cabeza de Georginio Wijnaldum, quien hizo honor a su segundo gol frente al Barcelona en la histórica remontada de la pasada edición del torneo.

Fuente: Reuters

Apoyado por los cánticos de su fiel afición, el Liverpool salió decidido en el segundo tiempo a dar vuelta el marcador global. Los Reds, que remataron 34 veces durante todo el encuentro, asediaron el arco del Atlético durante casi todo el complemento. Sin embargo, un heroico Oblak y un sólido Felipe Monteiro forzaban la prórroga. Disparo tras disparo del conjunto Red, los Rojiblancos sabían que faltaba cada vez menos, pero que un mínimo error los dejaría fuera.

La última pelota del tiempo reglamentario les perteneció a los del Cholo, que tenían un peligroso tiro libre a su favor. Un remate de Saúl con la cabeza envió la pelota al fondo de la red y desató la locura, pero el línea no dudó en levantar la bandera para decretar que el encuentro se iría al tiempo suplementario. El Liverpool, dueño del encuentro pese al resultado, corría con la ventaja de tener tres cambios a su disposición, pues el ingreso de Milner por Chamberlain había sido el único cambio de Jürgen Klopp.

UNA PRÓRROGA DE PELÍCULA

Es muy difícil explicar con palabras lo que sucedió en la media hora final del encuentro. A los 94′, Roberto Firmino, que sorprendió por su escasa participación durante el trámite del juego, puso el segundo para los suyos más que merecidamente. El Liverpool había tenido decenas de ocasiones durante el segundo tiempo, pero tuvo que esperar hasta la prórroga para dar vuelta el marcador global.

Fuente: Reuters

Apenas tres minutos después, un fallo de Adrián en la salida permitió a Marcos Llorente (quien había ingresado en el segundo tiempo) marcar un gol de oro que obligaba al Liverpool a anotar de vuelta debido a la regla del gol de visitante. Esto tomó completamente por sorpresa a los de Klopp, que salieron a buscar la ventaja inmediatamente. Sin embargo, Llorente volvió a aparecer a los 105’+1 para poner al Atlético a las puertas de los cuartos de final.

El Atlético no lo merecía ni por asomo, pero sabemos que esa palabra no vale absolutamente nada en el mundo del fútbol. A pesar de la persistencia del Liverpool, la situación no cambió, al menos para bien. En el último suspiro de la prórroga, Álvaro Morata sentenció la enorme remontada del Atlético tras definir mano a mano frente a un Adrián que hoy fue uno de los puntos más bajos de los Reds. En un partido histórico al más puro estilo de la Champions, los del Cholo se ganaron un lugar entre los ocho mejores equipos de Europa.

FICHA TÉCNICA

Liverpool (4-3-3): Adrián; Alexander-Arnold, Van Dijk, Gomez, Robertson, Henderson (Fabinho, 105′), Wijnaldum (Origi, 105′), Oxlade-Chamberlain (Milner, 82′), Mané, Salah y Firmino (Minamino, 113′).

Atlético Madrid (4-4-2): Oblak; Trippier (Vrsaljko, 90′), Savic, Felipe, Lodi, Thomas, Koke, Saúl, Ángel Correa (José María Giménez, 105′), Joao Félix (Morata, 103′) y Diego Costa (Marcos Llorente, 56′).