Eduardo Salvio, de Lanús al mundo

Eduardo Salvio, más conocido como “Toto” Salvio, empezó a mostrar, desde chico, su talento en el fútbol.  Velocidad por las bandas, cabeza levantada para asistir a sus compañeros y gambeta para apilar rivales, entre otras cosas, son sus principales virtudes a lo largo de su carrera.

Su trayectoria futbolística comenzó muy temprano, formando parte de las selecciones nacionales Sub-13, Sub-17 y Sub-20 de Argentina. Sus grandes actuaciones en dichos seleccionados hicieron que Lanús posara sus ojos en él. En 2007 formó parte del plantel campeón “Granate” en el Torneo Apertura 2007, pero su debut llegaría unos meses más tarde, el 24 de agosto del 2008, frente a Boca Juniors. Desde el día que debutó con la camiseta “Granate” su fútbol fue en alza. Con tan solo 18 años se convirtió en una pieza fundamental del equipo, llevándolo a pelear por grandes cosas tanto en el plano internacional como en el local. En Lanús redondeó números asombrosos: 14 goles y 5 asistencias en 47 partidos. Una estadística sumamente favorable para su corta edad que lo catapultó a la Selección Argentina, ya que Diego Armando Maradona lo convocaría para 2 amistosos (ante Panamá y la Selección de Cataluña).

Grito de gol eufórico en un partido ante San Lorenzo en 2008. Fuente: Getty Images.

Sus buenas actuaciones retumbaron en toda Europa y captaron la atención de muchos, pero en especial del Atlético de Madrid. Y así fue como el 11 de enero de 2010 los españoles desembolsaron 8 millones de euros por el pase de Salvio.

Su travesía en España comenzó a dar sus frutos el 25 de abril de ese mismo año, cuando anotó sus primeros dos goles con el conjunto “colchonero” (que en ese entonces era dirigido por Quique Sánchez Flores) ante el Tenerife en un partido por la liga local. Con tan solo 6 meses en España consiguió su primer título: Fue la UEFA Europa League 09/10. Los “colchoneros” vencieron 2-1 al Fulham inglés en Hamburgo. En ese partido Salvio ingresó en el minuto 78 y terminaría festejando con todos sus compañeros.

Puño en alto luego de marcarle al Besiktas por UEFA Europa League. Fuente: El Universal.

El 30 de Julio de 2012 “Toto” Salvio retornaría al Benfica (ya había jugado una temporada a préstamo, entre 2010 y 2011, en donde dejó maravillados a todos) quien compró el pase del jugador en 11 millones de euros. A pesar de que esa temporada el conjunto portugués no consiguió ningún título, el rendimiento del jugador fue excelente, aportando su cuota goleadora, desbordando por las bandas, demostrando desequilibrio y calidad individual a lo largo de todos los partidos. Su talento iba creciendo. La inversión había merecido la pena.

Al día de hoy Salvio lleva ganados 8 títulos con el conjunto portugués y es un jugador muy querido por la hinchada y por el cuerpo técnico, casi indispensable para su esquema. 45 goles y 42 asistencias en 199 partidos dan cuenta de sus excelentes rendimientos. Su buen juego, su talento y su fama de “comodín” (jugador que se adapta a varias posiciones en el campo) le valieron la convocatoria al Mundial de Rusia de 2018.

Salvio traslada la pelota en un amistoso ante Rusia, previo al Mundial. Fuente: Telam

Eduardo Salvio es, sin dudas, un gran jugador, reconocido por su velocidad y su capacidad para asistir en las situaciones más difíciles, versátil e inteligente. Con la madurez suficiente para estar jugando en Europa y también para haber disputado un Mundial. Y con 28 años todavía tiene mucho que demostrar.