ecoturismo
Costa Rica, uno de los países protagonistas en el ecoturismo | Fuente: Selina.com

El atractivo turístico de monumentos tradicionales y lugares históricamente concurridos no ha disminuido. Sin embargo, la industria turística se ha visto en la obligación de generar alternativas para aquellos viajeros que buscan algo diferente. Dentro del sinfín de opciones que han surgido, el ecoturismo es una de las ramas más apetecidas en el mercado. El compromiso ético que implica y la sostenibilidad que busca, lo hacen una oportunidad única para viajeros y comunidades.

¿Qué no es el ecoturismo?

La composición de la palabra invita a pensar en el ecoturismo como, justamente, una opción turística cercana a la naturaleza. Aunque esto es parcialmente cierto, hay que señalar que esta modalidad de turismo tiene particularidades que la distancian del turismo de naturaleza. Así, el turismo de naturaleza es el tipo de plan viajero que implica dirigirse a zonas naturales a realizar actividades recreativas con el único propósito de pasarla bien. A esto no se reduce el ecoturismo. Éste va más allá de viajar a zonas en las que el contacto con la naturaleza es directo y abundante.

Entonces, ¿qué sí es?

El hecho de no ser turismo de naturaleza, no implica que el ecoturismo no esté estrechamente ligado a ella. Por el contrario, éste tipo de turismo va de la mano con la riqueza natural. No obstante, en él hay un compromiso e intención diferente a la mera recreación. De acuerdo con la Sociedad Internacional de Ecoturismo [TIES], ofrecer o consumir este tipo de servicios requiere asumir tres pilares: la conservación, lo comunitario y lo interpretativo.

Ciudad Perdida
La comunidad es central en la visita a Ciudad Perdida en Colombia | Fuente: Corpoteyuna

La conservación se refiere a un compromiso de responsabilidad frente al medioambiente. Requiere del turista y de quién ofrece el servicio una conciencia sobre los posibles impactos que tiene su presencia en el entorno. Es por esto que los planes ofertados en este tipo de viajes incluyen actividades armoniosas o de cuidado con el ambiente.

Lo comunitario invita al turista a entablar lazos con las personas que habitan los lugares que visita. Usualmente, este tipo de viajes establecen espacios para que turistas y locales compartan actividades propias de las comunidades huéspedes. Además, el aporte económico generado por las tarifas está dirigido a ser el sustento de muchas de estas personas locales.

En cuanto a lo interpretativo, se ofrece una posibilidad educativa con el plan turístico. Los viajeros que se aventuran en estas experiencias se encuentran con oportunidades de conocer y aprender acerca de cosmovisiones ajenas. La experiencia del turista se ve enriquecida por el contacto con la comunidad local y con el acercamiento a la naturaleza desde estilos de vida distintos.